La UEx diseña un prototipo de auxilio para víctimas de violencia de género

Equipo Uex
UEX
Actualizado 31/07/2015 12:03:50 CET

   MÉRIDA, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La Universidad de Extremadura (UEx) ha diseñado el primer prototipo de auxilio a las víctimas en casos de violencia de género en el marco de un convenio de colaboración con la Asociación ALMA.

   Este prototipo consiste en un dispositivo electrónico integrado en un complemento de la mujer que acciona un mensaje de texto y una llamada a la policía o persona de confianza, sin conocimiento del agresor, ante ciertos comandos de voz, según ha informado la UEx en una nota de prensa.

   Además, gracias a un proyecto concedido en el marco del programa Agrotech, la idea se ha puesto en marcha y se ha firmado un convenio de colaboración con la Universidad de Extremadura para la concepción y desarrollo de dispositivo con implementación de control remoto por voz mediante bluetooth de baja energía.

   Así, el Grupo de Tecnología Electrónica de la Escuela de Ingenierías Industriales de la universidad extremeña ha diseñado ya el primer prototipo de este dispositivo de auxilio. El proyecto ha sido desarrollado por el estudiante de la UEx David Palomeque Mangut en el marco de su proyecto fin de carrera y bajo la dirección de los investigadores Raquel Pérez-Aloe Valverde y Miguel Ángel Domínguez Puertas.

   En el año 2014 se registraron "cerca de 127.000 denuncias por violencia de género" en España, una cifra "muy similar" a periodos anteriores, y ese mismo año, de las 54 mujeres que perdieron la vida víctimas de su pareja, solo cuatro de ellas tenían medidas de protección en vigor, según datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

    La Asociación ALMA es una organización sin ánimo de lucro que ha sido creada con un "objetivo esencial", proporcionar a todas las mujeres amenazadas un dispositivo electrónico que alerte de una situación de peligro a la policía y a una persona designada.

   Así, el fundador de la Asociación ALMA, Gregorio Gómez Mata, ha señalado que hasta la fecha, para obtener un dispositivo electrónico de alejamiento "es necesaria una denuncia y un mandamiento judicial".

   En 2014, había 741 dispositivos activos y 10.000 usuarias del servicio telefónico Atenpro, disponible "exclusivamente para víctimas que no conviven con el agresor", ha indicado Gómez Mata.

20% DE LAS VÍCTIMAS CON DISPOSITIVOS

   Por lo tanto, si se tienen en cuenta las denuncias, los dispositivos electrónicos de seguimiento y las mujeres usuarias de Atenpro, de acuerdo con las estimaciones de la asociación ALMA, el 20 por ciento de las víctimas dispone de "algún mecanismo de protección especial", y por ello surge esta iniciativa que "pretende llegar al 100 por cien de las víctimas".

   Los investigadores de la Escuela de Ingenierías Industriales se han mostrado "muy satisfechos" por aplicar su conocimiento con una función social "tan relevante y al servicio de un colectivo necesitado".

   El aparato reconoce ciertos comandos de auxilio de voz y ejecuta una serie de acciones en ayuda de la víctima, ya que envía un mensaje de texto y una llamada desde un teléfono móvil a una persona, que actuaría como "socorrista anónimo", y a la policía o asociación encargada de velar por la seguridad de la "mujer amenazada", todo ello, sin que el agresor lo sepa o pueda impedirlo.

   Además, este prototipo de dispositivo concebido en la UEx ofrece "muchas ventajas e innovaciones" frente a otros ya existentes, ya que es "sencillo, económico de fabricar y versátil, puesto que ofrece más funciones", explica el estudiante David Palomeque.

   Así, el siguiente paso en el proyecto es "miniaturizar el dispositivo de manera que pueda estar camuflado en los complementos que lleve puestos la víctima".

   El objetivo que persigue la Asociación ALMA es que este "sencillo dispositivo, de fácil uso", es que pueda ser ofrecido de manera gratuita y bajo un procedimiento de supervisión por las autoridades competentes, a las "mujeres amenazadas". Su valor y utilidad social "es evidente", ya que "proporciona seguridad a la mujer y, lo más importante, puede salvar vidas".