La A-75 entre Galicia y Portugal "refuerza todavía más el vínculo" y supone "un impulso" a la eurorregión, según Blanco

Actualizado 19/06/2010 17:30:49 CET

Fomento invirtió unos 62 millones de euros en un tramo superior a los 12 kilómetros que une la Autovía de las Rías Baixas con la IP-3 lusa

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

La conexión de la A-75 entre Galicia y Portugal --que inauguraron hoy el ministro de Fomento, José Blanco, y su homólogo portugués, Antonio Mendonça-- supone "reforzar todavía más el vínculo" entre ambos países y "un impulso al desarrollo socioeconómico" de la eurorregión, según destacó el dirigente nacional.

Una eurorregión Galicia-Norte de Portugal, destacó Blanco, "que cuanto más se cohesiona, más fuerte se va haciendo en Europa". En este sentido, el ministro subrayó el esfuerzo hecho "ahora, cuando las cosas no van bien", porque países como España y Portugal deben ser "la punta de lanza de la recuperación y del sentimiento de confianza".

Asimismo, el titular de Fomento resaltó que la infraestructura puesta en servicio hoy completa la conexión mediante vía de alta capacidad entre la Autovía de las Rías Baixas A-52 y el itinerario portugués IP-3.

"Y al mismo tiempo, da continuidad a un gran itinerario internacional que desde Figueira da Foz, Oporto, Vila Real y Chaves, supone una nueva alternativa de viaje hacia Madrid y el interior de España útil para todo el norte de Portugal", explicó.

Según Blanco, esta "nueva situación" repercutirá "positivamente" en el aumento del número de vehículos de viajeros que atraviesan la frontera "diariamente, en ambos sentidos". "Pero también es un acicate para el transporte de mercancías", añadió.

"POR ENCIMA DE AVATARES POLÍTICOS"

Por su parte, el conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Agustín Hernández, consideró que hoy "se avanza un poco más" en la conexión con Portugal, objetivo que calificó de "irrenunciable, por encima de avatares políticos".

Al respecto, subrayó que Galicia "no puede renunciar" a las infraestructuras de transporte ya que son "elementos que aseguran una correcta integración de la totalidad del territorio con el resto de España y Portugal".

"MÁXIMO RESPETO MEDIOAMBIENTAL"

La A-75 entre Galicia y Portugal conecta los tramos Verín-frontera portuguesa y el puente internacional, actuación en la que Fomento invirtió un total de 62 millones.

En concreto, el trazado discurre por unos 12,7 kilómetros, cuyo comienzo se sitúa próximo a Verín, donde se produce la conexión de la Autovía de las Rías Baixas (A-52) Benavente-Ourense-O Porriño con la nueva A-75 y la N-532 (Verín-Frontera Portuguesa).

Fomento resaltó, asimismo, que su construcción observó "el máximo respeto medioambiental", al preservar "en todo momento" el Camino de Santiago, cuyo itinerario es "sensiblemente paralelo a la traza".