Actualizado 15/01/2016 16:53

Antonio Dieter Moure, nuevo presidente de la CEG

   Tiende la mano a su rival, José Manuel Pérez Canal, al que se impone por 10 papeletas en una ajustada votación

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 15 (EUROPA PRESS)

   El presidente de la asociación de empresas de formación de Ourense, Antonio Dieter Moure Areán, ha salido elegido como nuevo presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), con 102 votos, frente a los 92 que ha recibido el otro candidato, José Manuel Pérez Canal.

   En la asamblea electoral han participado más de un centenar de miembros de la CEG --existe la opción de voto delegado--, de un total de 202 con derecho a voto (40 por la provincia de A Coruña, 32 por Pontevedra, otros tantos por Ourense, 30 por Lugo y 68 de las sectoriales). Con todo, en el recuento se han contabilizado 195 votos: los 102 de Moure Areán, los 92 de Pérez Canal y uno en blanco.

   El ourensano Moure Areán sucede así en el cargo al vigués José Manuel Fernández Alvariño --histórico rival del presidente de la patronal coruñesa--, que solo estuvo al frente de la patronal dos de los cuatro años de mandato debido a la pérdida de apoyos que sufrió en la institución, que terminó abocándole a la convocatoria de comicios.

   En su victoria ha sido determinante el voto de las confederaciones sectoriales (con un total de 68 vocales, debido a la pérdida de cuatro por falta de abono de las cuotas), puesto que A Coruña (con 40 votos) votó mayoritariamente a favor del ganador, pero Ourense ( con 32 papeletas) y Lugo (con 30) se decantaron por el derrotado, así como Pontevedra (32).

   "MIRAR HACIA DELANTE"

   En su discurso de proclamación, que ha incluido citas de Napoleón y Cicerón, el ourensano Antonio Dieter Moure Areán ha dado las gracias a los que le votaron, pero también a los que dieron su respaldo a su rival, al que ha tendido la mano sin "compromisos ni rencores", para sentarse "juntos" a trabajar "por el interés" de la CEG. "Después de vivir tiempos difíciles y convulsos, tenemos que mirar hacia delante", ha destacado.

   Tras empezar su intervención en gallego, apuntando que los días 15 son importantes para él, pues fue cuando tuvo a su hijo y también cuando se ha alzado al frente de la representación de los empresarios gallegos, el vencedor de estas elecciones ha apostado por "prestar atención a las lecciones del pasado" para "no repetir errores".

   Además, ha apelado a "olvidarse de egos y personalismos", y ha abogado por "ir juntos", con numerosos llamamientos a la unidad y al establecimiento de "molinos de concordia".

   Así, después de elogiar la figura del emprendedor, con palabras para las pymes y los autónomos y apelaciones a la innovación y el valor añadido y el trabajo como valor fundamental de la sociedad, Moure Areán ha opinado que la historia de la CEG está "plagada de éxitos" y por ello ha recomendado "no contribuir" a la división, consciente, pese a todo, de que habrán de cometer "errores".

   Su gestión, ha prometido, estará presidida por los principios de "la transparencia, la responsabilidad, la ética y la eficacia", y ha apuntado a la realización necesaria de un "diagnóstico" de la entidad para evaluar el rumbo a seguir, en el que, ha dicho, las confederaciones provinciales y las sectoriales deben ser "fuertes".

   También se ha referido el nuevo presidente de la CEG a la reforma de los estatutos, que, con la intención de incorporar la moción de censura, fue sometida a votación previamente pero fue rechazada al contar con la oposición de algo más del 25% de los pronunciamientos emitidos. "Tenemos que sentarnos a hablar y hacer una reforma estatutaria propia del siglo XXI", ha subrayado.

   "NO SOY UN HOMBRE DE FONTENLA, PERO SOY AMIGO SUYO"

   Posteriormente, en declaraciones a la prensa, que le esperaba tras toda una mañana de cónclave, ha negado ser "un hombre de Antonio Fontenla", aunque ha reivindicado que es su "amigo".

   Así, preguntado por que se interprete su victoria como el éxito del empresario coruñés frente a Alvariño, ha contestado rotundamente que esto no es así, "bajo ningún concepto". "Yo con los votos únicamente de Antonio Fontenla solo tendría 40 votos. Y tuve 110, los otros 70 están en algún lado", ha indicado, antes de precisar que dice "los 40" de A Coruña pero desconoce si los tuvo todos, dando por hecho que tendría "un amplio respaldo" en esta provincial.

   "No soy un hombre de Antonio Fontenla. Yo soy amigo de Antonio Fontenla, si es lo que preguntáis, por decirlo de la forma más clara y más rápida. Yo soy amigo de Antonio, pero también soy amigo de otras personas, evidentemente. Si me hizo ese favor, se lo agradezco, también te lo digo", ha replicado.

   "EMPEZAMOS UNA NUEVA ETAPA"

   "Empezamos una nueva etapa". Con esta frase se ha presentado ante los periodistas, a los que ha comunicado que "en primer lugar" lo que intentará hacer es que "esta disensión que había entre los diferentes empresarios desaparezca". "Empezaremos a trabajar juntos en pos de nuestra tierra, de Galicia y pretendemos hacer cosas interesantes y cosas buenas", ha proclamado, en gallego.

   "Espero que de hoy en adelante, cuando nos llaméis, sea por cosas interesantes y no por peleas entre nosotros. Una vez terminada la fiesta de la democracia, ahora tenemos que empezar a trabajar, en pos de todo el mundo", ha hecho hincapié.

   De esta forma, ha abogado por "primero ver la situación de la CEG" y ponerse en contacto con las sectoriales y las territoriales --donde tendrá como uno de sus interlocutores a Pérez Canal, presidente de la confederación ourensana--. Ello, según ha remarcado, "para marcar una estrategia de trabajo y empezar a presentar proyectos que dinamicen la economía gallega". Paralelamente, la nueva dirección prevé presentarse a las instituciones públicas y privadas "de cierto renombre".

   "NO TENER RELACIÓN CON EL PASADO FUE UN PLUS"

   Cuestionado sobre los motivos que han decantado la balanza en unas elecciones muy disputadas, y en las que él se postuló más tarde que el otro candidato, Moure Areán ha considerado que el hecho de no tener "ninguna vinculación con el pasado --Pérez Canal fue presidente de la comisión de economía de la CEG con Alvariño-- era un plus".

   "Veníamos de una etapa poco productiva hacia la sociedad. Supongo que eso quedó plasmado en el sentir de los empresarios y pensaron que un candidato que no tuviera ninguna vinculación con el pasado era un plus", ha expuesto.

   A su juicio, que la votación fuese "muy reñida no demuestra más que la democracia en sí", por lo que ha interpretado que "con talante democrático y sentido común" todos los miembros de la patronal podrán "luchar por los intereses de Galicia". "Incluido el otro candidato, que era un buen candidato", ha apostillado.

   SIN "MIEDO" A LA MOCIÓN DE CENSURA

   Como antes ante los empresarios, interrogado por la introducción de la moción de censura en la gobernanza de la CEG, Antonio Dieter Moure ha llamado la atención sobre que él "estaba a favor, para que no volviera a repetirse lo que ocurrió este año".

   Por ello, ha apostado por "trabajar en esa propuesta de reforma de estatutos" y ha reflexionado sobre que cree que no salió adelante "a lo mejor porque parece muy prematuro habiendo un nuevo presidente que se aprobara con el anterior equipo". "Supongo que una vez que nos sentemos... confío en que salga adelante", ha confrontado. "Es de sentido común: el presidente tiene que estar sujeto a lo que marque la asamblea", ha remachado.

   Acerca de si es partidario de que, como se había planteado, la moción de censura se pudiese formular con un 33% de los votos, ha afirmado que no le tiene "miedo" a esa cifra, porque, de hecho, "para que salga adelante tiene que tener el respaldo del 50%" --que sería el porcentaje preciso para revocar finalmente al presidente--.

   Por último, ha insistido en que a partir de lunes tocará "ver la situación económica, hablar con bancos, reconducir la deuda...". "Pero con el apoyo de todo el mundo", según ha finalizado.