29 de marzo de 2020
 
Publicado 04/05/2015 16:36:44CET

CUT y CIG denunciarán a la dirección de PSA por “coacciones y amenazas”

CUT y CIG denuncian a la dirección de PSA Vigo.
EUROPA PRESS

El presidente de la compañía visitará la planta, donde se reunirá con el comité y participará en un acto por el vehículo 12 millones

VIGO, 4 May. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos CIG y CUT presentarán en los juzgados una denuncia contra la dirección de la fábrica en Vigo de PSA Peugeot Citroën por supuestas coacciones y amenazas a los trabajadores para que "no vayan a la huelga" por horas que han convocado para este martes, día 5, en protesta contra el 'Plan de Presentismo, las "altas cargas de trabajo" y los "altos ritmos de productividad".

Así lo han anunciado este lunes el secretario xeral de la CUT, Manuel Camaño, el secretario de la federación de industria de la CIG, Xosé Bouzas, y los delegados de ambos sindicatos en la empresa, Vítor Mariño y Manuel Domínguez, respectivamente, que han comunicado que ya denunciaron estos hechos ante la Inspección de Trabajo.

En concreto, los sindicalistas han indicado que la empresa repartió una nota en la que expresa que la huelga fue convocada por "una minoría" y tiene "carácter abusivo al extenderse dos horas en cada turno", y en la que informa de que "aquellas personas que participen de forma activa en esta convocatoria podrían verse afectadas por las consecuencias de una posible declaración de ilegalidad de la misma".

No obstante, los portavoces han defendido que la convocatoria tiene "toda legitimidad", pues "en el derecho laboral español cualquier sindicato está legitimado, con presencia o no en un centro de trabajo, a convocar las huelgas que quiera". Es por ello que han criticado que con esta misiva se pretende "coartar el derecho de los trabajadores a ejercer la huelga" y "amenazar" con "tomar represalias", como "medidas disciplinarias de empleo y sueldo".

De hecho, han trasladado que los encargados de los distintos departamentos están realizando "encuestas" a los trabajadores para "tener un listado" de aquellos que van a secundar la huelga y así "tomar represalias" contra ellos. "Es una amenaza clara para meter miedo, amedrentar a los trabajadores para que no vayan a la huelga", han aseverado.

Respecto a esta cuestión, fuentes de la empresa, que han descartado entrar a valorar la decisión de los sindicatos, sí han aclarado en declaraciones a Europa Press que los mandos no están preguntando "quién va a secundar huelga", sino "con quién pueden contar para trabajar" durante la jornada de paros.

La huelga convocada por CIG y CUT tiene como fin posicionarse contra las "altas" cargas y ritmos de trabajo y hacer una llamada de atención hacia el diálogo con los trabajadores. La huelga se desarrollará en turno de mañana entre las 9,00 y las 11,00 horas y en turno de tarde entre las 17,00 y las 19,00 horas, ambos el día 5, y en el turno de noche entre las 2,00 y las 4,00 horas del día 6.

INSPECCIÓN DE TRABAJO

Los delegados sindicales de las dos centrales sindicales han señalado que, si bien el pasado 30 de abril presentaron la denuncia ante la Inspección de Trabajo por estos hechos, a pesar de que se trata de "una infracción muy grande" como es "vulnerar el derecho fundamental" de la huelga, "como es Citroën, miran para otro lado".

Aún así, han avanzado que un inspector acudirá este martes a la planta viguesa de la factoría para "verificar" si la nota informativa de la empresa se encuentra en los tableros y si se cubren los puestos de trabajo de aquellos trabajadores que secunden la huelga.

Cuestionados por los periodistas acerca de los servicios mínimos, han indicado que la dirección de la empresa no los ha marcado, y han hecho hincapié en que la única comunicación que han tenido por parte de la compañía tras anunciar la convocatoria de huelga "fue el comunicado" que hicieron llegar a los empleados.

Esta situación se produce después de que el pasado mes de noviembre la CUT presentase otra denuncia contra la dirección de la planta viguesa también por un supuesto intento de "coartar el derecho de huelga" con el objetivo de impedir que se llevasen a cabo los paros convocados por esta central sindical en protesta por los ajustes salariales.

"A NINGUNA PARTE"

Por su parte, el portavoz de CC.OO., Pedro Comesaña, ha reconocido a Europa Press que su sindicato coincide en "parte" con el problema que denuncian CIG y CUT, si bien no comparte "la acción", pues se ha convocado los paros a partir de "una asamblea con 60-70 trabajadores, llevando a la huelga a 6.000", lo que cree que "no va a ninguna parte".

"Tiene que haber una posición mayoritaria porque una huelga se hace para ganar y dar un mensaje a la empresa; lo que no podemos es hacer una huelga con 60-70 trabajadores", ha mantenido el sindicalista, que ha abogado porque la dirección y los empleados se sienten "a hablar de las problemáticas para dar respuestas, soluciones".

VEHÍCULO 12 MILLONES

Los portavoces de CIG y CUT han destacado que la movilización ha sido convocada para este martes día 5 porque es cuando está previsto que salga por las líneas de producción de la planta el vehículo 12 millones, motivo por el que el presidente de la empresa, Carlos Tavares, visitará el centro vigués.

Fuentes de la empresa han confirmado a Europa Press que Tavares visitará la planta y formará parte de una fotografía conmemorativa por el vehículo 12 millones. Además, han indicado que está previsto que el presidente mantenga una reunión con el comité de empresa y que, posteriormente, acuda a la sede del Centro Tecnológico de Automoción de Galicia, en O Porriño.

Los sindicalistas han considerado la visita de Tavares como una acción de "marketing" y ante los medios han señalado que, aunque les avisaron de que el presidente mantendría una reunión con el comité de empresa --en el que hay dos miembros de la CIG y otros dos de la CUT--, todavía no han recibido la citación oficial.