Publicado 24/02/2022 18:53

Los empresarios gallegos plantean una reforma fiscal que "impulse la actividad empresarial" y baje impuestos

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) plantea basar la mejora de la recaudación tributaria en el incremento de las bases imponibles y en la lucha contra el fraude fiscal para conseguir establecer un nuevo sistema tributario español que resulte "eficiente, neutral y competitivo". Piden, en resumen una reforma que "impulse" la actividad empresarial y baje impuestos.

   El "esfuerzo" que en los últimos meses han hecho las distintas administraciones a fin de aminorar los efectos de la crisis provocada por la pandemia ha sido "ímprobo, originando como consecuencia un importante incremento de la deuda pública", explica en un comunicado.

   Así, añade que, "aun siendo conscientes de la necesidad de revertir esa situación", la CEG "no comparte" como solución las modificaciones impositivas que han acompañado los Presupuestos Generales del Estado para 2021, ni tampoco los de 2022, y que implican "una subida considerable" de la presión fiscal que se ejercerá sobre los contribuyentes en general y "especialmente, sobre las empresas", que asumirán tres de cada cuatro euros recaudados en base a dichas modificaciones.

   Por ello, considera "mucho más efectivo" reducir la presión fiscal, tal y como han hecho países del entorno, facilitando de esta forma la regeneración de la actividad económica y preservando la capacidad de recuperación e inversión de las empresas, teniendo en cuenta que en este momento aun estamos lejos de recuperar los indicadores anteriores a la pandemia.

REFORMA FISCAL

   Así las cosas, la reforma fiscal por la que apuesta la CEG "debe articular un modelo que implique bajadas en los impuestos sobre la renta, incentivos para atraer inversión y talento o la armonización al alza de determinados impuestos como el de Patrimonio".

   Los empresarios señalan que se precisa ganar competitividad, y apuntan que España está en un 12,8 por ciento por encima de la media de la UE.

   En cuanto a Galicia, señalan que debe "optimizar" las posibilidades que el marco estatal ofrezca para minorar la presión fiscal sobre el tejido empresarial; contar con un marco fiscal "claro y transparente" que ofrezca a las empresas seguridad jurídica y evitar situaciones que pongan en riesgo la viabilidad e incluso la supervivencia de las empresas establecidas.