Publicado 29/01/2021 19:55CET

Fracasa el intento de sector, Xunta, Fegamp y diputaciones para un plan conjunto de ayuda a la hostelería

Representantes del Cluster Turismo de Galicia, tras el fracaso de las negociaciones
Representantes del Cluster Turismo de Galicia, tras el fracaso de las negociaciones - EUROPA PRESS

   Las negociaciones se rompen tras una semana de reuniones y queda pendiente ver si se fragua un fondo "del municipalismo"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El intento del sector, la Xunta, la Fegamp y las diputaciones de confeccionar un plan conjunto de apoyo a la hostelería y al turismo para mitigar los efectos de la crisis de la covid ha fracasado este viernes tras romper las negociaciones, después de una semana de conversaciones en las que los principales puntos de discusión fueron las cantidades que pone cada parte y quién gestiona las ayudas.

   El primero en hablar este viernes ante los medios de comunicación, después de hora y media de reunión, ha sido el vicepresidente gallego, Alfonso Rueda, quien ha argumentado su postura en el encuentro al alegar que "el sector dice que se muere y que necesita ayudas ya".

   De ahí que la Xunta haya anunciado, justo al término del encuentro, a través de una nota de prensa, que "comienza a tramitar" este "segundo plan de rescate para autónomos y hosteleros", con el objetivo de que las ayudas "lleguen con la máxima urgencia".

   Rueda ha lamentado que ayuntamientos y diputaciones "no se unan" al plan conjunto y ha mostrado su compromiso de "agilizar al máximo posible" estas ayudas.

"MÁS RÁPIDOS NO PUDIMOS SER"

   Por parte del presidente de la Fegamp, Alberto Varela, ha rechazado hablar de "fracaso", puesto que "fruto de estas reuniones" ahora hay 75 millones de la Xunta, "mérito del sector" y también el compromiso de las administraciones locales de poner el 1% de sus presupuestos.

   "Se nos pedía celeridad y creo que más rápidos no pudimos ser, aunque no se haya conseguido ese fondo único diría que estas tres jornadas son productivas", ha valorado.

   Al respecto de su propuesta, ha lamentado que se les ha dicho "que no puede ser" puesto que "hay dificultades técnicas", pero se ha mostrado abierto a seguir con las negociaciones. "Nosotros no nos hemos levantado", ha afirmado, antes de concluir que lograr un plan con "una ventanilla única es muy difícil en tres jornadas".

¿DOS FONDOS?

   Por parte de la Diputación de A Coruña, su vicepresidente, Xosé Regueira, ha señalado que, en adelante, "si hay dos fondos" quiere pensar "que van a ser ágiles".

   También ha constatado que el vicepresidente gallego "dejó abierta la posibilidad de quien quiera adherirse en el futuro" a su plan, pero no ha podido concretar por cuál optará su organismo, si por el de la Xunta o por un eventual paquete de ayudas "del municipalismo".

   En cualquier caso, ha subrayado que lo que le "preocupa fuera del debate del modelo" es que las ayudas "capilaricen rápido en la economía", y ha resaltado que la Diputación coruñesa aportará este año unos 12,5 millones para el rescate de los sectores económicos.

"VINIERON CON LA INTENCIÓN DE ROMPER"

   Por parte de la Diputación de Lugo, este viernes sí presente, su representante, Pilar García Porto, ha lamentado que "la Xunta tenía cerrado su modelo" en la jornada de este viernes. "Ni siquiera se debatió ni se pusieron más cuestiones encima de la mesa", ha dicho.

   El diputado por Pontevedra Carlos López Font ha sido contundente al tildar de "absolutamente lamentable lo vivido". "Hemos entrado en la reunión tres diputaciones y la Fegamp con una postura conjunta, que pretendía conseguir este plan único que algunos no han querido que se formalizase finalmente", ha denunciado.

   "Se ha venido a esta reunión con la intención de romper. Esta decisión se ha tomado en los despachos de la Xunta, claramente", ha aseverado, antes de incidir en que "no se ha querido escuchar".

   López Font, como sus antecesores en el uso de la palabra por parte de instituciones provinciales, ha mantenido el compromiso de aportar un 1% del presupuesto de la diputación, y ha avanzado su intención de verse con la representación del sector "que se está configurando".

EL CLUSTER

   La ronda de intervenciones ante la prensa la ha cerrado este viernes el presidente del Cluster Turismo de Galicia, Cesáreo Pardal, quien ha agradecido la participación en esta negociación y ha valorado el resultado pues cuando se iniciaron "se partía de una base de 50 millones" y "se transformó en 25 millones más". Pero "el sector no puede esperar más", ha sentenciado.

   Además, sobre las conversaciones de esta semana, ha aplaudido que "se adquirió el compromiso de que las diputaciones pusiesen el 1% de sus presupuestos de 2021 para aportarlo a este plan de rescate".

   Pero ha referido a la Fegamp y a las diputaciones de Lugo, A Coruña y Pontevedra para señalar el nuevo modelo presentado este viernes y negociado "en las oficinas".

   De aquí en adelante, ha subrayado, todas las administraciones "se tienen que seguir sentando a negociar porque esto no va a acabar en ese 0,6% ni en ese 1%, esto va a durar más". "Señores, métanselo en la cabeza: vamos a tener que seguir negociando ayudas para mantener al sector", ha proclamado.

   Por último, y a preguntas de los periodistas, ha respondido a las críticas de algunas asociaciones del sector hostelero reivindicando que el Cluster lleva "ocho años funcionando" pero no sabe "dónde estaban esas organizaciones". En cualquier caso, ha culminado que "bienvenidas sean".

UN MES DE NEGOCIACIONES

   Hace ahora quince días se reunieron Xunta y representantes de la hostelería gallega para abordar un nuevo paquete de ayudas dadas las nuevas restricciones que les obligan a cerrar los establecimientos para frenar los contagios de coronavirus.

   Al término de aquel encuentro ambas partes plantearon un plan conjunto que contase con aportaciones del Gobierno gallego pero también de diputaciones y ayuntamientos. Los responsables de los organismos provinciales con bipartito de PSOE y BNG y la presidencia de la Fegamp, también socialista, mostraron su malestar horas después por no haber sido convocados para consensuar estos apoyos.

   Así las cosas, el Cluster Turismo de Galicia, en el que se integran asociaciones de hostelería, mantuvo una ronda de contactos con líderes políticos (incluidos los de la oposición) y para después fijo la primera de estas reuniones a cuatro bandas, con representación del sector, de la Xunta, de las diputaciones y de la federación gallega de municipios y provincias.

   En esa primera cita, la de este lunes, Rueda planteó una cuantía de 50 millones por parte de la administración autonómica, pero varios portavoces de los entes locales --solo la Diputación de Ourense está presidida por el PP-- propusieron que cada una de las partes hiciera un esfuerzo que representase el 1% de sus presupuestos (lo que implicaría unos 111 millones de las arcas autonómicas).

   Tras eso, el miércoles, antes de un nuevo encuentro, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunció en el pleno del Parlamento que la cantidad por parte de su Ejecutivo subía a 75 millones, lo que representa un 0,65% de las cuentas gallegas de este año y a lo que su Gobierno suma los 80 millones que ya puso de 2020.

   Las diputaciones se mostraron a favor de mantener por su parte la aportación del 1%, lo que suponen unos 5,5 millones de euros, pero todos quedaron en verse de nuevo este viernes, debido a que la Fegamp quería preguntar su parecer a sus representados, también en lo tocante a quién tramitará esos recursos. Las grandes ciudades, según dijo entonces su presidente, sí estaban dispuestas a poner unos 9,4 millones, el 1% de sus cuentas.

   Este viernes, en sendos comunicados a la prensa previos a la reunión, la Fegamp dio a conocer una nueva propuesta que la Xunta ha rechazado al tildar de modelo "híbrido".

   Con ese modelo, la Fegamp insistía en que sean los ayuntamientos los que gestionen las ayudas --el Cluster aboga por que sea la administración autonómica y en una ventanilla única-- y apostaba por un fondo adicional del Gobierno gallego para sufragar los apoyos a empresarios de municipios que no puedan aportar al plan conjunto debido a su situación financiera.