El mercado de alquiler se resiente en Galicia mientras prolifera el fenómeno de la vivienda turística

App de Airbnb
AIRBNB
Actualizado 10/12/2017 11:32:36 CET

   La reducción de la oferta se une a subidas de precios y quejas de consumidores por incrementos de alquiler en época estival

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El fenómeno de la vivienda turística ha generado un importante debate en la comunidad de hosteleros, el sector inmobiliario y la propia sociedad, en un momento en el que este tipo de oferta va en aumento mientras el mercado de alquiler se resiente, con menos plazas, mayores precios y algunos usuarios que sufren las consecuencias de un cambio de paradigma que afecta sobre todo a las principales ciudades gallegas y a las zonas costeras.

   El 30% de los ciudadanos españoles utiliza alguna plataforma de economía colaborativa al menos una vez al año, según el Panel de Hogares de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Entre las más populares, se encuentran servicios de intermediación de alojamientos, como 'Airbnb', que aumentaron desde el 9,7% en el mismo periodo del año pasado hasta el 11,9% actual, sobre todo para viajes de corte vacacional.

   Ciudades como Madrid y Barcelona han advertido de las consecuencias que ha tenido este modelo en los precios del alquiler de vivienda y que ha provocado una sustitución de población con menos recursos por otra de mayor capacidad económica, además de un auténtico vaciado de comunidades frente al auge de turistas.

   En Galicia, la Xunta implantó una regulación a partir de mayo con el objetivo de erradicar las problemáticas más relevantes vinculadas a esta actividad. Entre ellas, indica la administración, el impacto económico-social, la fiscalidad y tributación, la seguridad y satisfacción de los usuarios, la calidad de la oferta o la competencia desleal denunciada por el sector turístico que ofrece alojamientos en regla.

   Según ha destacado la directora de Turismo de Galicia, en declaraciones a Europa Press, ya son 19.000 las plazas registradas, la mayoría en "municipios costeros" de As Rías Baixas y A Mariña lucense como Sanxenxo, Barreiros, O Grove o Foz, aunque también en ciudades como Santiago. Castro defiende el correcto funcionamiento de la regulación y que esta oferta es "complementaria" a todas las plazas hoteleras, además de las de alquiler.

   No obstante, desde el sector inmobiliario advierten de que se está derivando un importante número de plazas del parque de alquiler al registro de vivienda turística, provocando una reducción de esta oferta mientras la demanda "presiona al alza" y los precios suben. Este mercado ya se venía nutriendo de la vivienda usada debido a la baja construcción en los últimos 10 años, agravándose esta pérdida de plazas.

EFECTO "COLATERAL"

   Benito Iglesias, de la Federación Gallega de Empresarios Inmobiliarios (Fegein), tras puntualizar que no está en contra de la regulación, ha considerado que se está produciendo un "efecto colateral" del auge de este tipo de vivienda, dado que los propietarios reciben mayores beneficios dedicándose a la época estival.

   El parque de alquiler ha descendido a unas 6.900 en toda Galicia y Vigo y Santiago son las ciudades más afectadas, además de los destinos turísticos costeros, según Fegein. En estos puntos se crea una "disfunción" derivada de la reducción de estas viviendas, precios más elevados y la pérdida de poder adquisitivo de la población.

   Desde el Clúster de Turismo, Cesáreo Pardal ha atribuido los posibles cambios de precio al efecto de la oferta y demanda, y ha rechazado que estos problemas se deriven de la regulación de viviendas vacacionales o su proliferación. "Este decreto lo único que viene haciendo es regular una serie de establecimientos que estaban utilizando canales turísticos de 'Airbnb' y otros portales, hoy en día reglados, dentro legalidad".

   Rita Sobrado, de la Asociación Hostelería Compostela, también ha valorado esta regulación por la "preocupación" trasladada por el sector relativa a las plazas en situación "ilegal", la "mala imagen" por la falta de garantías para el consumidor y la "economía sumergida" que estaba generando.

   "'Airbnb' vino para quedarse, es decir, tenemos que convivir con ellos. A partir de ahora es una oferta más y cada vez tiene más éxito", ha destacado.

   A pesar de ello, sí ha reconocido que "uno de los graves problemas" de este auge es el cambio de tendencia en propietarios que derivan el uso de esas viviendas (anteriormente destinadas a alquiler de particulares) al uso turístico en determinados momentos del año. "Lo que está comprobado es que los alquileres hacia los particulares se pongan más caros o que no haya en determinadas épocas", ha asegurado.

SOBREPRECIO A USUARIOS

   Además de las consecuencias para el parque de viviendas, el usuario de alquiler tradicional y que busca un inmueble por circunstancias laborales es el otro factor implicado que está sufriendo los efectos de esta tendencia.

   En Santiago, por ejemplo, un particular relató a Europa Press que su casero pretendía dejarlo fuera durante los meses de verano para poder dedicar la vivienda a usos turísticos, viéndose obligado a negociar un pago de 100 euros a mayores durante la época estival para poder permanecer en el inmueble.

   Miguel López, de la Unión de Consumidores de Galicia (Ucgal), ha advertido de que el auge de plataformas como 'Airbnb' "está conllevando una problemática de orden social" en ciudades como Compostela, y percibe un paralelismo con "realidades muy cercanas", como Barcelona.

   "Para nosotros es un problema", ha insistido, teniendo en cuenta que se trata de un emplazamiento "eminentemente universitario" y en el que algunos usuarios pueden "perder la posibilidad" de desarrollar una vida ciudadana normal en beneficio de las plazas turísticas, con las que un propietario "puede ganar el doble o el triple" a través de una plataforma como 'Airbnb'.

   La UCGAL ha recibido en los últimos años "innumerables" quejas relativas a sobreprecios de vivienda, usuarios obligados a dejar vacío el piso en julio y agosto, sobre todo en localidades turísticas, o casos "sangrantes" donde el contrato refleja un uso determinado del inmueble y se incluyen cláusulas de esa naturaleza.

   Esta situación representa "una realidad propia" de Galicia, ha destacado, aunque desde su entidad de momento no han constatado o cuantificado un aumento de casos en el último año, tras la regulación de la Xunta, o por el 'Airbnb'.

   A pesar de ello, Miguel López cree que este tipo de problemáticas "irá en claro aumento", y ha avanzado que la UCGAL se encuentra desarrollando un estudio en el que abordarán la influencia y las consecuencias de la proliferación de la vivienda vacacional.