Peregrinos, turistas y locales acercan a Santiago una alternativa gratuita a hoteles y pensiones

Actualizado 15/09/2019 11:41:07 CET
Peregrinos a escasos metros de la Catedral de Santiago de Compostela.
Peregrinos a escasos metros de la Catedral de Santiago de Compostela. - EUROPA PRESS - Archivo

   Compostela es la ciudad gallega favorita entre los viajeros para realizar esta práctica de hospedaje

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Albergues, pisos de alquiler, hoteles u hostales son el destino de muchos de los turistas y peregrinos que llegan a Santiago de Compostela a lo largo del año. Sin embargo, existen formas de hospedaje alternativas dentro de la capital gallega, así como en el resto de España, que pasan por la hospitalidad de sus habitantes y la confianza entre viajero y anfitrión.

   Esta es una práctica popularizada a nivel europeo y mundial, que también está extendida en la Península y que ha nacido como una opción gratis y diferente al turismo masivo, que suele optar hoteles y las pensiones, unas instalaciones que en agosto alcanzaron el 75,28% y 75,32% de ocupación, respectivamente, en Compostela.

   Por su parte, Internet ofrece la posibilidad de poner en marcha una alternativa a esa forma de viaje a través de plataformas como Couchsurfing. Funciona como una web global que pone en contacto a personas de todo el mundo que buscan y ofrecen alojamiento de forma gratuita.

   Sin embargo, este modelo de estancia no solo consiste en conseguir hospedaje gratis en casa de un extraño. Si bien existe un coste cero, el estudio de las profesoras de universidad Arlandis Mariner y Ramón Fernández asegura que quien prueba "esta experiencia trata de abrir fronteras mentales, conectar con otras personas y lugares diferentes al entorno habitual".

   De hecho, la misión de esta iniciativa pasa por "crear e inspirar" a través del compromiso y la actividad de sus miembros, a pesar de que todo parte de una interacción entre dos o más desconocidos y que, según la aplicación web, conecta a viajeros que tienen la voluntad de compartir sus caminos y hacer del viaje una experiencia verdaderamente social.

COMPOSTELA COMO DESTINO POPULAR EN GALICIA

   En lo que respecta a Santiago de Compostela, ésta se posiciona como la ciudad gallega más propicia para convertirse en un lugar más popular entre los viajeros que usan esta aplicación web. De hecho, a día de hoy, el registro apunta que 26 personas se encuentran viajando o viajarán próximamente a la capital de Galicia a través de este medio.

   Según las fuentes consultadas por Europa Press, el perfil que presenta este tipo de viajero en Santiago es el de hombre, de 32 años de edad, mochilero internacional, con una mayor incidencia de origen alemán, que llega haciendo el Camino de Santiago o bien se encuentra de ruta por el norte de España; pretende quedarse en la capital gallega por tres o cuatro noches y viaja solo.

   También existe un patrón común femenino, aunque en menor medida que los viajeros varones. La mujer que llega a Santiago y decide usar esta fórmula de estancia tiene 28 años, proviene de diferentes partes de Europa y América, un dato que coincide con las nacionalidades de la mayoría de peregrinos. Ellas deciden pernoctar menos tiempo que ellos, entre dos y tres noches, pero coinciden en su condición de viajeras en solitario.

EXPERIENCIAS

   Esta idea va más allá de conseguir una cama para dormir durante el viaje, porque lo excitante es conocer a las personas que viven en esa ciudad y que te puedan enseñar todo lo que tú no podrías ver como mero turista. Así lo explica Sergi, un menorquín que ha llegado a Santiago después de caminar el trayecto portugués desde O Porto.

   A su juicio esta experiencia rompe con los patrones del turismo de masas, no entiende de edades y tanto "puedes estar a las once de la mañana tomando un café con un señor italiano", como "ir de cañas con una local y acabar bailando a las cuatro de la madrugada".

   Para Sheyla, una chica de 30 años con experiencia en esta forma de viajar, "todos los lugares" ofrecen "algo diferente" porque no solo importa el donde, sino el quién forma parte de ese momento.

ANFITRIONES

   Al otro lado de la experiencia se encuentran los anfitriones, que en el caso de Santiago la plataforma registra 3.020 personas que ofrecen su vivienda para otros viajeros y que buscan la experiencia del viaje desde casa a través de los ojos del invitado al que deciden acoger.

   Los datos del conjunto del Estado muestran que existen 709.990 anfitriones locales, la mayoría de ellos en las grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia. Sin embargo no todos los usuarios abren sus puertas para acoger a un viajero, también hay quien crea un perfil en esta plataforma y solo la utiliza cuando visita otro lugar en busca de alojamiento.

"TODO ES PARTE DE LA MENTALIDAD"

   Según un estudio sobre las motivaciones de los españoles a la hora de realizar este tipo de estancias, los resultados muestran que los factores más comunes son los culturales, seguidos del enriquecimiento personal, la creación de una comunidad, los factores sociales y la reciprocidad de la experiencia.

   Además, el análisis revela que la mayoría de personas que emplean este tipo plataformas en España ofrecen sus casas por razones sociales y culturales, para crear relaciones de amistad, el intercambio cultural y aprender algo a partir de la interacción con el invitado. Al mismo tiempo, existen algunas variaciones en las respuestas en relación al género, edad, experiencias de hospedar y duración de la estancia de los invitados.

   Por otra parte, también hay quien cuestiona la seguridad, la confianza o incluso cómo existen personas que prestan una copia de las llaves a un desconocido. Los expertos de este estudio apuntan a que "todo es parte de la mentalidad", los usuarios de esta red "saben el fin y están inscritos porque apoyan el proyecto, les gusta vivir estas experiencias, conocer a personas de culturas diferentes" y, además, uno es libre de aceptar o denegar al usuario que quiere hospedarse.

   En este sentido, Sheyla ha explicado que sí que ha sufrido una mala experiencia desde que empezó a usar esta forma de viajar en 2009. Sin embargo, no ha dejado de optar por este método, porque por lo general "encuentras a seres maravillosos" con los que "compartes muy buenas experiencias".

Contador