Recibe el alta el bebé ingresado por ingesta de hachís en Lugo y es entregado a una familia de acogida

Publicado 24/09/2018 17:10:51CET

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El bebé de 16 meses que estaba ingresado en el Hospital de Lugo desde el 18 de septiembre tras haber ingerido hachís, ha recibido el alta y ha sido entregado a una familia de acogida, después de que el Juzgado decretase un auto de retirada de la custodia a la madre, a la espera de que se resuelva el recurso que presentó la mujer, que defiende su inocencia y argumenta que el niño pudo haber cogido la droga por error del suelo en una zona de terrazas.

   Según ha confirmado a Europa Press el abogado de la madre, Javier Latorre, el bebé fue dado de alta en torno a la una de la tarde de este lunes y entregado a una familia de acogida de forma temporal. Ha apuntado que la madre, "que no ha sido imputada y no ha sido llamada a prestar declaración en el Juzgado", puede visitar al bebé dos veces por semana.

   El Juzgado decretó la retirada de la custodia tras recibir el informe del hospital de Lugo, al que llegó el bebé la madrugada del pasado martes, en estado de semiinconsciencia. En las pruebas de orina practicadas se encontraron muestras de cannabis. La madre y su pareja habían llevado al bebé al centro de atención primaria de Vilalba cuando comprobaron, al darle el biberón a las seis de la mañana, que tenía un comportamiento extraño y sufría espasmos, siendo posteriormente trasladado al Hula de Lugo.

   Sin embargo, la retirada de la custodia fue recurrida el viernes por el abogado defensor de la madre, que remarca que se trata de una medida "desproporcionada", que se adoptó sin informe de Fiscalía, del servicio de menores y sin tomar declaración a la madre.

   El letrado ha lamentado por ello que todavía haya sido "este lunes" cuando el Juzgado haya remitido a la Fiscalía el auto del 18 de septiembre, casi "una semana después".

   "Eso es lo grave, ha entrado en Fiscalía hoy, esta mañana, una semana después, desde el 18 de septiembre", ha criticado, recordando que, aunque el auto judicial se retira la custodia del bebé a la madre, no se ha impedido a la mujer que lo atienda durante toda la semana en el hospital e insiste en que no está imputada ni ha tenido que prestar declaración.

   En todo caso, confía en que Fiscalía informe si apoya o no el recurso como máximo hacia el miércoles. A continuación, será la Jueza que instruye el caso la que deberá resolver las medidas que se adoptarán y si devuelve la custodia a la madre del bebé.

   Además, apunta a que la jueza de Instrucción de Lugo tendrá que inhibirse porque el caso pertenece a Vilalba, que fue en donde se produjeron los hechos.

LA MADRE ASEGURA QUE EL BEBÉ PUDO HABER COGIDO EL HACHÍS POR ERROR DEL SUELO

   El abogado defensor, basándose en la versión de su clienta, ha explicado el día 17 a última hora de la tarde, la mujer estuvo con su pareja y con el bebé en la zona "de terrazas" de Vilalba, en donde cree que pudo haber cogido e ingerido de forma accidental algún trozo de hachís o una colilla.

   Incide en que la mujer, que tiene otros dos hijos de 14 y 16 años, "no es consumidora de drogas y que en su casa no hay hachís, está dispuesta a que le hagan los análisis necesarios para demostrarlo".

   El abogado relata que el niño llegó en perfecto estado a su casa y se durmió con normalidad el lunes, pero hacia las seis de la mañana, cuando se despertó para tomar el biberón, comenzó a actuar de forma extraña y sufrir espasmos.

   Por este motivo, la mujer y su pareja decidieron llevarlo al centro de salud de Vilalba, de donde fue trasladado al Hospital Universitario Lucus Augusti de Lugo.

   En las pruebas que se le realizaron, el bebé, que ingresó en estado de semiinsconsciencia, dio positivo a cannabis en orina. Fuentes judiciales informaron que se practicarán las gestiones pertinentes para poder determinar cómo un niño de tan corta edad pudo sufrir dicha intoxicación.

   De este modo, se han remitido muestras de orina a toxicología con el fin de concretar, en la medida de lo posible, el nivel de toxicidad y si se produjo por impregnación o por ingesta directa, precisan las mismas fuentes.

   También se acordó la realización de un análisis de cabello del bebé para determinar si ha habido consumo continuado en el tiempo, para constatar si existió una facilitación directa o se trata de una ingesta accidental. Mientras no se realizan estas indagaciones, la custodia del bebé ha sido asumida por la Xunta de Galicia.