Publicado 11/12/2017 21:02CET

Sanidade confirma que el agua del área de Vigo es de "mala calidad" y, en algunos puntos, "no apta para el consumo"

Los resultados de las concesionarias y de la Xunta difieren, y se han tomado nuevas muestras para contrastarlos

VIGO, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los análisis realizados por los inspectores de Saúde Pública de la Consellería de Sanidade en la red de abastecimiento de Vigo y de varios municipios de su área confirman que el agua es "de mala calidad" y, en algunos puntos, "no apta para el consumo", debido a que los valores de hierro son superiores a los recomendados.

Así lo ha confirmado este lunes, en rueda de prensa, la jefa territorial de Sanidade, Ángeles Feijóo, quien ha explicado que, a nivel general, el agua sigue siendo "de mala calidad", aunque sea potable. No obstante, ha precisado, las muestras analizadas en determinados puntos, como en las zonas de Sanjurjo Badía y Valladares en Vigo, en Berducedo-Moaña, en San Esteban de Redondela o en un punto de la red de O Porriño, indican niveles de hierro por encima de 600 ppb (partes por billón), lo que significa que el agua no es apta para el consumo humano.

Estos resultados proceden de muestras extraídas el pasado sábado y, según ha precisado Feijóo, en algunos casos difieren de los resultados facilitados por la concesionaria Aqualia (de muestras tomadas el domingo). Por ello, se han repetido los análisis este lunes, para comprobar por qué se ha producido esa "dispersión".

Así, los estudios del laboratorio de la empresa muestran que los valores son "estables", tanto en Vigo, como en Soutomaior, Moaña y Redondela, aunque estarían "cerca de superar el límite" en algunos puntos.

COMPROBACIÓN DE RESULTADOS

Según ha explicado la jefa del Servizo de Control de Riscos Ambientais, Natalia Botana, tanto técnicos de Sanidade como de la empresa han vuelto a tomar muestras este lunes "en los mismos sitios, a la vez, y de la misma manera", para que se puedan confrontar los resultados.

Además, Sanidade ha requerido a los gestores del abastecimiento para que aclaren su método de ensayo y el grado de certificación o acreditación de sus laboratorios.

En todo caso, la confirmación de que hay puntos donde el agua es no apta para el consumo, implica que la Xunta pide a la concesionaria y a la administración municipal que tomen medidas. De mantenerse esos valores en el tiempo, "habrá que valorar" otras actuaciones.

SEGUIMIENTO

Tanto la jefa territorial de Sanidade como la jefa del Servizo de Control de Riscos Ambientais han precisado que, pese a los resultados, no se puede hablar de una "alerta sanitaria", una situación excepcional que requeriría de medidas más severas (incluso la restricción de abastecimiento).

Según han explicado, los actuales valores de los análisis obligan a mantener el "seguimiento" y vigilancia, con la realización de muestreos diarios, para estudiar la evolución de la calidad del agua. De hecho, ha explicado Ángeles Feijóo, es "muy probable" que las lluvias caídas en las últimas horas alteren los parámetros en los próximos estudios.