La Xunta reduce la intervención de Patrimonio para rehabilitar y permitirá más licencias directas

Reunión del Consello de la Xunta
XUNTA
Actualizado 25/10/2018 20:11:27 CET

   Será posible unir viviendas en cascos históricos y el propietario podrá decidir qué materiales usa para rehabilitar en el interior

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La futura ley gallega de rehabilitación liberará del informe previo de Patrimonio a todas las rehabilitaciones que se realicen en núcleos urbanos y rurales con algún tipo de protección patrimonial, así como en el entorno de los Caminos de Santiago salvo que en el caso de que los inmuebles en cuestión estén catalogados con protección integral o sean Bienes de Interés Cultural (BIC).

   Con la excepción de estos dos tipos de edificios que cuenten con máxima proteccción patrimonial, el resto de rehabilitaciones podrán ponerse en marcha solo con licencia municipal directa. Según los cálculos de la Xunta, entre 3.000 y 3.500 expedientes de rehabilitación cada año podrían quedar libres, con la nueva norma, del informe previo de la Dirección Xeral de Patrimonio.

   Además, se amplían los supuestos de concesión de licencias directas por parte de los ayuntamientos, sin necesidad de contar con la autorización previa de la Administración autonómica, para trabajos como cambio de cubierta, actuaciones en carpinterías exteriores, en fachadas o en el interior de las edificaciones, siempre que no afecten a valores protegidos.

   Con el objetivo no solo de "disminuir la tramitación" sino también de hacer "un planteamiento racional" del interior del edificio, se eliminan las trabas relativas al uso de determinados materiales y, siempre que se ciña al interior y no afecte a la fachada, en las rehabilitaciones se podrán utilizar aquellos que decida el ciudadano, incluido el hormigón.

   Del mismo modo, se permitirán otras actuaciones hasta ahora prohibidas en los cascos históricos como la agrupación de locales comerciales, la unión de viviendas de edificios diferentes o que un portal sea el acceso a varios edificios.

APLICABLE EN LOS 313 AYUNTAMIENTOS "TENGAN O NO PLAN ESPECIAL"

   Uno de los principios inspiradores de la norma, según defiende la Xunta, es "agilizar y simplificar" los trámites de intervención. Así, las normas de aplicación directa funcionarán en todas las zonas que cuenten con protección de los 313 ayuntamientos de Galicia, "tengan o no plan especial aprobado", así como los ámbitos delimitados de los Caminos de Santiago.

   El Gobierno gallego remarca que, en el caso de que se pretenda llevar a cabo una rehabilitación de un inmueble en este ámbito, se concederá una licencia directa, "siempre que no afecte a elementos específicamente protegidos". Estos supuestos regirán también en los núcleos rurales y urbanos con algún tipo de protección patrimonial.

"LE DIMOS UNA VUELTA A LA LEY"

   Los detalles de este texto los ha explicado el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta, que ha analizado el anteproyecto de la ley que será remitido al Consello Económico e Social (CES). El siguiente paso es enviar la norma al Pazo do Hórreo, para su tramitación parlamentaria.

   "Le hemos dado una vuelta a la ley para agilizar la rehabilitación y la recuperación de cascos históricos o núcleos y patrimonio tendrá que informar entre un 30 y un 40 por ciento menos de expedientes", ha esgrimido el presidente gallego, quien ha incidido en que es necesario impulsar esta práctica y garantizar que se conservan los edificios.

TIPIFICACIÓN DE LOS GRAFITIS

   Entre las novedades de la norma también se tipifica "de forma explícita" la infracción por "grafiti o pintada", así como otros actos vandálicos que puedan causar daño a los edificios protegidos. El objetivo es combatir este tipo de actuaciones en edificaciones históricas o ámbitos protegidos.

   Las pintadas o grafitis serán consideradas sanciones leves o graves, y las multas irán desde los 300 a los 150.000 euros.

   Tras el Consello, Feijóo ha asegurado que la multa por una acción que cause un daño irreparable o la destrucción del bien podría llegar al millón de euros.

   Y es que, según ha concretado la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, consultada por Europa Press, para aquellos supuestos que contemplen infracciones muy grandes sobre el patrimonio, como demoliciones, destrucción o daños irreparables, ya es de aplicación la ley de Patrimonio Cultural, no la de rehabilitación.

OTRAS HERRAMIENTAS

   La primera ley de rehabilitación de Galicia también estará acompañada de un paquete de medidas, algunas destinadas a agilizar trámites, eliminar trabas y potenciar la coordinación administrativa.

   A modo de ejemplo, Feijóo ha destacado la declaración de las áreas 'Rexurbe', pensada para dar respuesta a la situación que presentan los ámbitos urbanos especialmente degradados que requieren de una rápida intervención, tanto en el plano edificatorio como en el social, ambiental y económico.

   Para ello, se contará con un Centro Rexurbe, que tramite y coordine las actuaciones de rehabilitación, y un Fondo Rexurbe, para la financiación de los proyectos de rehabilitación integral. En aquellos casos concretos de edificios o conjuntos de edificios en que sea necesario o recomendable proceder a una intervención inmediata, se abre la posibilidad de declarar la utilidad pública y urgente ocupación.

   Asimismo, se estipulan medidas de carácter financiero, que determinarán las inversiones y fondos de las administraciones para las políticas de rehabilitación, las ayudas financieras y los incentivos indirectos, como las desgravaciones fiscales.

   La norma, según ha ratificado Feijóo, mantiene la premisa de que la Administración --según se había anunciado-- podrá expropiar o cobrar un canon a propietarios de edificaciones en estado ruinoso y en las que se incumpla la obligación de rehabilitar. La tasa será anual y se corresponderá con el 0,4 ó 0,6 por ciento del valor catastral del inmueble.