CSIC y Mercadona colaborarán para mejorar la seguridad y calidad de los productos de la pesca

Publicado 26/09/2018 11:26:35CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y Mercadona han iniciado una colaboración para mejorar la seguridad y calidad de los productos de la pesca por medio de la investigación de sus parásitos.

Para ello, el Instituto de Investigaciones Marinas en Vigo (IIM), a través del grupo de investigación Ecobiomar y de su Unidad Técnica de Biobanco, se encargará de analizar en profundidad el comportamiento de los parásitos, especialmente del Anisakis.

Este estudio permitirá a Mercadona trasladar las conclusiones obtenidas a la gestión de sus productos de pesca, con el objetivo de consolidar una cadena confiable y mejorar la calidad y servicio que ofrece a sus clientes.

El proyecto se centrará en el análisis de las especies que proceden de sistemas productivos de pesca 'FAO 27', es decir, del Atlántico Noreste, y contará con la implicación de seis proveedores especialistas de pescado de Mercadona. En concreto, colaborarán Riveira Peixe Fresco, POSA, Mascato, Mastter, Abroma Fishing y Castletownbere Fishermen's Co-Op.

La colaboración entre ambas entidades se articula a través de un contrato de apoyo tecnológico con una duración inicial de un año, que se inicia en el mes de septiembre de este año, con posibilidad de prórroga.

FASES DEL PROYECTO

La finalidad del proyecto es generar conocimiento, analizarlo y distribuirlo a través de un sistema eficiente que permita a Mercadona implantar una plataforma de gestión de datos sobre riesgos asociados a parásitos en el pescado.

Para alcanzar este objetivo, se contemplan cuatro grandes fases. La primera, una auditoría del producto a través de la aplicación de nuevas metodologías de detección en la fracción de stock explotado. La inspección de parásitos en origen será realizada por los proveedores de pescado de Mercadona, cuyos técnicos han sido previamente formados por el IIM-CSIC.

La segunda fase se inicia una vez finalizado el plan de vigilancia epidemiológica. En ella, personal del IIM analizará los resultados mediante herramientas bioinformáticas y modelización bioestadística, para conocer la identidad del riesgo y los parámetros que inciden en la presencia de parásitos en sus lotes.

Posteriormente, desde el IIM se diseñará un árbol de decisión para categorizar el riesgo en los lotes comerciales y los puntos críticos de control.

Por último, desde el Instituto de Investigación también se desarrollará una herramienta de auto-aprendizaje dirigida a varios actores de la cadena de suministros de Mercadona.