Publicado 14/07/2014 20:42CET

Principio de acuerdo de un plan gallego para sardina con tope de 2.000 kilos por barco, y 5 meses de paro y veda

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Consellería de Medio Rural e do Mar y el sector del cerco han llegado en la tarde de este lunes a "un principio de acuerdo" para la elaboración de una propuesta gallega de un plan de gestión plurianual de la pesca de la sardina con el fin de recuperar a esta especie y garantizar su explotación. Sus líneas generales pasan por incluir tres meses de paro biológico y otros dos meses de veda, mientras habrá un tope máximo de capturas de 2.000 kilos por barco para sardinas superiores a 15 centímetros, a lo que se unen 300 kilos por cada tripulante.

Así se ha fijado en la Comisión Sectorial del Cerco del Consello Galego de Pesca, según ha explicado a Europa Press el portavoz de la Asociación de Armadores de Cerco de Galicia (Acerga), Andrés García, en una propuesta que ahora deberá cerrarse con el fin de remitir al Gobierno central y portugués, así como al resto de autonomías.

Con esta propuesta se busca que no haya un reducción "drástica" de las capturas mediante una iniciativa que evite la imposición de Bruselas de un Total Admisible de Capturas para España y Portugal que ronde entre las 17.000. "Pretendemos recuperar el recurso, pero poder pescar y sobrevivir", explica García.

Además, este borrador incluye 60 días de subvención para el sector de los 90 días de paro biológico --que se establece en enero, febrero y marzo--, tras la veda establecida en noviembre y diciembre.

Si bien en marzo el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente eliminó el tope de captura al día por barco, previamente se situaba en 7.000 kilos por barco y día, que con el principio de acuerdo de este lunes, se traduce en "un control exhaustivo de las capturas" que pasaría a 2.000 kilos. Por su parte, en el caso de la 'xouba' y 'parrocha' --entre 11 y 15 centímetros-- las restricciones pasarían a ser de 500 kilos por día.

Precisamente, con el fin de dar el suficiente apoyo al plan de gestión elaborado entre la Consellería de Medio Rural e Mar y el sector, la Xunta gestionó la emisión de dos informes técnicos y encargó un estudio del impacto socioeconómico de la pesca de la sardina en los puertos gallegos.