Actualizado 29/06/2010 00:21 CET

AMP.PP dice que el TC cuestiona "50 artículos de calado" y destaca la contradicción entre De la Vega y Montilla

Santamaría pide "prudencia" y asegura que el fallo "deja bien sentado que el término nación sólo corresponde a la nación española"

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

La portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró hoy que el fallo del Tribunal Constitucional (TC) "ha estimado parte" del recurso planteado por su partido el 21 de diciembre de 2006 y, de hecho, recalcó que cuestiona 50 "artículos de calado". Además, destacó la contradicción entre la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el presidente de la Generalitat, José Montilla, y aprovechó para hacer una llamada a la "responsabilidad, la prudencia y la moderación".

"Acatamos y respetamos la sentencia, siempre lo hemos dicho y hoy estamos seguros de que toda las fuerzas políticas acatarán y respetarán esa sentencia", declaró Sáenz de Santamaría, en una comparecencia de prensa en la sede del partido, acompañada de Federico Trillo, Javier Arenas, Esteban González Pons y Carlos Floriano,

La portavoz del Grupo Popular señaló que plantearon ese recurso porque querían un Estatut "plenamente vigente con la Constitución" "El TC estima parte del recurso del Partido Popular y confirma sus dudas de inconstitucionalidad en más de 50 artículos. Ésa es la realidad de ese fallo --enfatizó--. Como planteamos ese recurso para que el Estatuto fuera plenamente constitucional, valoramos que el Estatut resultante de esa sentencia sea plenamente constitucional".

ACONSEJA LECTURA "SOSEGADA" DEL FALLO

Sáenz de Santamaría pidió al resto de partidos "equilibrio, prudencia y moderación", así como una "lectura sosegada" del fallo, después de expresar su "sorpresa" por las declaraciones "contradictorias" que esta noche han manifestado María Teresa Fernández de la Vega y José Montilla, "dos visiones opuestas de dos personas del mismo partido, que tienen que tener a todos desconcertados".

Así, subrayó que De la Vega se ha colocado "en un extremo" y Montilla en el "extremo radicalmente opuesto", lo que a su juicio evidencia que "ninguno de los dos tiene la razón". "Cuando dos personas tienen visiones tan radicalmente diferentes tengo la certeza y la seguridad de que ninguno de las dos es la correcta", reiteró.

Al ser preguntada si el PP está satisfecho o se siente derrotado, después de que De la Vega califique el fallo como una "derrota" para los 'populares', Sáenz de Santamaría dijo que eso "dependerá de a quién se escuche por parte del PSOE, si a De la Vega o a Montilla", al tiempo que dijo que no es momento de aludir a valoraciones de tipo personal. "El TC ha cuestionado la constitucionalidad de 50 artículos de calado y el Partido Popular ha cumplido con su obligación", proclamó.

En cuanto a las declaraciones de Montilla llamando a manifestarse en la calle, la portavoz parlamentaria del PP volvió a pedir a todos las fuerzas políticas que sean "equilibradas, responsables y moderadas" porque se está hablando "de las reglas del juego y del marco de convivencia de los españoles y de los catalanes". "Lo que pido es que no se hagan valoraciones ni se tomen decisiones apresuradas", para reclamar al PSOE que estudie bien el fallo porque "probablemente" en el término medio está "la virtud".

BILATERALIDAD Y TÉRMINO NACIÓN

También destacó el hecho de que el TC deje por sentado que el término nación "carece de relevancia jurídica normativa". "Es una de las cosas que había reclamado el PP en su recurso y se deja bien sentado que el término nación, con carácter vinculante y jurídico, sólo corresponde a la nación española", saludó.

En cuanto a la bilateralidad, la portavoz parlamentaria del Grupo Popular en el Congreso indicó que, aunque su partido está analizando aún el fallo, "es cierto que aspectos de la bilateralidad resultan muy afectados por la sentencia". De hecho, Sáenz de Santamaría y Trillo seguirán esta noche analizando el fallo y mañana han convocado a los medios a un 'briefing' para valorar con más detalle la decisión del alto tribunal.