Publicado 03/01/2022 14:10CET

El Govern actualiza el plan frente a inundaciones, la primera revisión en 15 años

Archivo - Daños causados en Sant Llorenç (Mallorca) tras las inundaciones por las fuertes lluvias  en 2018.
Archivo - Daños causados en Sant Llorenç (Mallorca) tras las inundaciones por las fuertes lluvias en 2018. - ISAAC BUJ/EUROPA PRESS - Archivo

Lo describe como una "respuesta contundente" a episodios como las inundaciones de Sant Llorenç y el Llevant de Mallorca

PALMA, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Consell de Govern ha aprobado este lunes una nueva versión del Plan especial frente al riesgo de inundaciones (Inunbal), la primera revisión de este documento en 15 años.

Así lo ha anunciado el portavoz del Govern, Iago Negueruela, durante la rueda de prensa posterior al Consell de Govern, donde ha descrito este acuerdo como una "respuesta necesaria, contundente y trabajada" a episodios como las inundaciones de Sant Llorenç y el Llevant de Mallorca.

El plan, prevé el riesgo en Baleares por tener un clima mediterráneo, con inviernos suaves y veranos muy calurosos y secos, con unas temperaturas extremas atenuadas por la proximidad con el mar.

El documento presta especial atención a las gotas frías, ya que son frecuentes en los meses de otoño, lo que hace que las inundaciones sean el principal riesgo natural del territorio. Además, el hecho de ser un archipiélago condiciona la distribución de medios y recursos que deben ponerse a disposición de un equipo de gestión de emergencias.

Por primera vez el plan Inunbal incluye la perspectiva del cambio climático y sus consecuencias sobre Baleares, entre las que destaca el incremento de las lluvias intensas. De esta forma, se estima que en los próximos años se mantendrán constantes o crecientes los episodios de inundación.

Por islas, según los datos disponibles hasta ahora, la más afectada por episodios de lluvia es Mallorca, con una media de 47 días al año, seguida de Menorca, con una media de 40 días, mientras que en Eivissa y Formentera hay aproximadamente 34 días en los que se producen este tipo de episodios.

De los incidentes producidos en los últimos diez años, el 77% se han producido en entornos urbanos, la mayoría en edificaciones y establecimientos (37% del total). Destacan el número de incidentes relacionados con daños a infraestructuras (48%), entre ellos los desbordamientos de torrentes en cruces de carretera y las inundaciones en vía pública.

El plan establece cuatro tipos de inundaciones --por precipitaciones in situ, desbordamiento de cauces, zonas costeras o rotura de infraestructuras hidráulicas-- y los protocolos de actuación ante cada una.

Entre otras novedades, se adelanta la fase de preemergencia para alertar de un período en el que es previsible que se produzcan determinados incidentes. Es una fase que ahora se mantendrá activa del 15 de agosto al 30 de noviembre.

El plan analiza también los fenómenos geológicos asociados a precipitaciones, una labor que ha dado lugar a mapas de peligrosidad y riesgo de inundación; ordena las movilizaciones de recursos públicos y la incorporación de recursos privados; y pretende ayudar a los ayuntamientos a afrontar este tipo de situaciones mediante planes municipales.

El nuevo plan ha llegado a la aprobación definitiva después de que la Comisión de Emergencias y Protección Civil y el Consejo Nacional de Protección Civil hayan emitido su visto bueno. Tendrá vigencia indefinida, aunque se podrá revisar cada cuatro años.

Contador

Para leer más