Actualizado 06/03/2021 10:16 CET

Un operativo especial refuerza la vigilancia de las normas COVID-19 este fin de semana

Varios agentes de la Policía Nacional durante un control a una terraza de un restaurante de Palma de Mallorca (España), a 6 de marzo de 2021.
Varios agentes de la Policía Nacional durante un control a una terraza de un restaurante de Palma de Mallorca (España), a 6 de marzo de 2021. - Isaac Buj - Europa Press

   También se vigilará el cumplimiento de las medidas en las playas, con la ayuda de drones

   PALMA, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El Govern, la Delegación del Gobierno y los ayuntamientos han diseñado un operativo especial para reforzar la vigilancia de las normas COVID-19 este fin de semana en Baleares, el primero en el que podrán abrir las terrazas después de más de un mes de cierre en Mallorca y Formentera.

   Las autoridades consideran que este fin de semana es "especial" debido al tiempo que han estado vigentes el cierre de los bares y restaurantes y las restricciones a las reuniones sociales. Desde mediados de enero y hasta el pasado martes, la restauración sólo podía servir para llevar o a domicilio y las reuniones estaban limitadas a sólo convivientes.

   En el dispositivo de este fin de semana se insiste en el cumplimiento de medidas como la limitación de aforos, la obligación de llevar mascarilla mientras no se consumen alimentos o bebidas y la prohibición de reunirse personas de más de dos núcleos de convivencia diferentes, entre otros aspectos.

   También se vigila que los bares no venden alcohol para llevar, algo que no pueden hacer a menos que vaya acompañado de comida. El objetivo es evitar el botellón e impedir que la vía pública funcione como una extensión de los restaurantes.

   El operativo está coordinado por la Dirección General de Emergencias e Interior del Govern, y cuenta con policías locales y fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. A ellos se suman los 174 informadores COVID desplegados en Mallorca, Menorca y Formentera, que desde el pasado martes han adaptado su trabajo para incidir en los puntos de más riesgo -como terrazas de bares, lugares donde se concentran estos establecimientos y paseos marítimos-.

   La consellera de Presidencia, Mercedes Garrido, anticipaba esta semana que van a ser "estrictos": "Que nadie se piense que en este momento no hay controles".

MAYOR VIGILANCIA TAMBIÉN EN PLAYAS

   También se lleva a cabo un dispositivo especial en las playas porque con la llegada del buen tiempo ha comenzado a aumentar la afluencia en estos espacios -si bien para este fin de semana se podrían registrar lluvias-. Desde el Govern han recordado que en las playas se aplican las mismas normas que en otros lugares.

   Así, se controla que en las playas no se reúnan más de seis personas de máximo dos núcleos de convivencia diferentes, que todos lleven mascarilla y que se mantenga la distancia de seguridad, entre otras cuestiones.

   A la vigilancia en playas contribuyen tres drones de Emergencias con cámaras ópticas y de infrarrojos, que el viernes ya sobrevolaron las playas desde Son Serra de Marina hasta Playa de Muro.

EL GOVERN INSISTE EN QUE LAS SANCIONES SE COBRARÁN

   Para reforzar el mensaje de prudencia, el Govern hizo públicos el jueves datos sobre las sanciones impuestas hasta la fecha por incumplimientos de la normativa COVID-19, insistiendo en que estas multas se están aplicando efectivamente y que se cobrarán, si no es voluntariamente, por vía ejecutiva a través de la Agencia Tributaria.

   Desde junio -cuando se aprobó el decreto que regulaba las sanciones en Baleares- hasta la fecha se han presentado 11.661 denuncias, 949 contra establecimientos y el resto contra particulares. La mayoría de las sanciones contra particulares son por no llevar mascarilla.

   Además, se están tramitando propuestas de sanción por un importe que supera los 2,1 millones de euros. En este caso, la mayor parte corresponde a empresas (1,7 millones) y el resto a particulares (438.000 euros). Por Islas, 8.197 de las 11.661 denuncias corresponden a Mallorca, 952 a Menorca, 2.303 a Ibiza y 209 a Formentera.