Actualizado 09/07/2009 23:07 CET

Rodríguez aboga por un equipo "fuerte y cohesionado" ya que "la hora de los personalismos" en el PP "debe quedar atrás"

El candidato a la Junta Territorial de Palma puide disculpas a la militancia ante los casos de corrupción protagonizados por miembros del partido

PALMA DE MALLORCA, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El candidato a presidir la Junta territorial del PP en Palma, José María Rodríguez, abogó hoy por un equipo "fuerte y cohesionado, en el que no se excluya a nadie que sea honesto, trabajador y con una creencia firme en los principios del PP", a fin de que el partido vuelva a implantarse en la ciudad, por lo que aseveró que "la hora de los personalismos" dentro de la formación "debe quedar atrás".

Durante el encuentro que mantuvo con los afiliados de Palma, donde presentó las conclusiones obtenidas tras las 16 reuniones mantenidas con los 15 distritos y las Nuevas Generaciones de la capital balear, Rodríguez pidió, "a quienes queráis acompañarme, trabajo, espíritu crítico y la fuerza necesaria para afrontar el duro y laborioso camino" hasta las elecciones municipales y autonómicas de 2011, tras lo cual reconoció que estar en la oposición ha dado al PP la posibilidad de "meditar sobre nuestros errores".

"Ahora ya sabemos lo que no tenemos que hacer si queremos volver a ganar", espetó el candidato al respecto, refiriéndose a las críticas expresadas por parte de miembros de la militancia en las reuniones mantenidas, principalmente por sentirse "poco o nada escuchados por sus dirigentes, por la ausencia de humildad de éstos, por cómo se conculcan sistemáticamente vuestros derechos lingüísticos y por los casos de corrupción protagonizados por miembros del PP".

Así, en respuesta a la "indignación" mostrada por los afiliados, Rodríguez aseveró que la formación "no es una secta en la que no se discuta la opinión del líder, ni una empresa que debe obtener beneficios sean cuales sean los métodos para conseguirlos", sino que se trata de una organización política que "sólo tiene sentido como instrumento para hacer efectivos unos valores en los que creemos".

"Somos una organización formada por personas que defienden un proyecto común pero que son libres de expresar su parecer", incidió en esta misma línea el aspirante a la Junta Territorial, quien al mismo tiempo aprovechó su intervención para reiterar sus disculpas "por haber faltado a nuestra obligación de vigilar y elegir con más cautela a quienes confiábamos la gestión de los recursos de los ciudadanos", en relación a los casos de corrupción que afectan a integrantes del PP.

"AVERGONZADOS DE UN PARTIDO EN LA PICOTA"

Es por ello que aseguró entender que "en ocasiones os sintáis avergonzados y que os cueste sentiros orgullosos de un partido puesto en la picota, un día sí y otro también", aunque aseveró que "pese a que quien ha abusado de su posición debe pagar por ello, en todos los cestos hay manzanas podridas".

Por último, Rodríguez manifestó que, pese al "cierto desánimo" detectado entre los militantes, ha constatado que "el músculo del partido sigue intacto y sólo precisamos ejercitarlo, con unas directrices claras, para empezar a tener confianza y aspirar a ganar las elecciones". De este modo, propuso "ponernos de nuevo en marcha, volver a reforzar nuestra estructura interna en Palma, hablar claro de lo que necesita la ciudad, defender lo que es de justicia defender y formar un equipo de trabajo que aporte conocimiento, ilusión, honestidad y amor a los principios del partido".

Cabe recordar que durante la presentación de su candidatura, que tendrá que competir con la de Francesc Fiol -que el miércoles hizo lo propio-, Rodríguez apuntó que su aspiración a liderar las distintas agrupaciones de la ciudad viene motivada por su trayectoria política que "siempre ha estado muy vinculada al PP de Palma", donde ostentó la presidencia durante 16 años (1987-2004) y el cargo de concejal en dos legislaturas (1995-2003).

Palma ja és una ciutat 30