Publicado 21/01/2016 17:55CET

Al Abadi descarta que Irán esté detrás de los secuestros de tres estadounidenses

DAVOS, 21 Ene. (Reuters/EP) -

El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, ha afirmado este jueves que los tres estadounidenses que vivían en el país y cuyo paradero se desconoce desde la semana pasada "simplemente han desaparecido" y ha desconfiado de una posible implicación iraní.

"No sé nada sobre el tema. Aunque lo dudo mucho (que haya un vínculo con Irán). Simplemente han desaparecido", ha explicado Al Abadi durante un encuentro con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, en el Foro de Davos (Suiza).

Fuentes de la Inteligencia iraquí y del Gobierno estadounidense señalaron este martes que los tres norteamericanos habían sido secuestrados en su residencia privada, situada en el distrito de Dora en Bagdad, por milicias chiíes respaldadas por Irán. Es el primer caso de secuestro de estadounidenses que se produce desde 2011, año de la retirada de las tropas norteamericanas de Irak.

Fuentes estadounidenses han afirmado que Washington no tiene razones para creer que Teherán esté involucrado en los raptos y que los secuestrados estén retenidos en Irán, que hace frontera Irak. Este domingo, el Departamento de Estado norteamericano señaló que estaba trabajando con las autoridades iraquíes para localizar al trío desaparecido. El martes, el portavoz de la institución, John Kirby, explicó que los hechos sobre lo sucedido "son cada vez más claros".

Algunos analistas sospechan que los secuestros parten de una estrategia para avergonzar y debilitar a Al Abadi, que intenta equilibrar sus relaciones con las dos potencias enfrentadas, Irán y Estados Unidos. La hostilidad entre Teherán y Washington se ha reducido después de que se levantaran las sanciones económicas sobre Irán, de acuerdo con un pacto que limita el programa nuclear iraní y que prevé también un intercambio de presos.

Los tres secuestrados estaban empleados en una pequeña compañía vinculada con General Dynamics, en virtud de un contrato del Ejército norteamericano, según ha señalado una fuente conocedora del caso.

Para leer más