ACNUR recuerda que los refugiados no son "intrusos, desempleados o terroristas"

Publicado 20/06/2015 12:44:37CET
RONI BINTANG / REUTERS

MADRID, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, António Guterres, ha afeado este sábado que los países "en mejor posición de ayudar" estén "cerrando sus puertas" a los solicitantes de asilo, en un momento en el que el mundo asiste a "una estela de desplazamiento de proporciones nunca vistas".

Con motivo del Día Mundial del Refugiado, Guterres ha repasado en una carta abierta un contexto en el que "la violencia generalizada se ha propagado", hasta el punto de que 60 millones de personas han tenido que abandonar sus hogares víctimas de los conflictos. De ellas, cerca de 20 millones son refugiados.

"Estas cifras están aumentando y a un ritmo cada vez más rápido cada día", ha advertido el máximo responsable de ACNUR, que ha advertido de niveles de desplazamiento cuatro veces superiores a los de 2010. "Estas personas confían en nosotros para sobrevivir y tener esperanzas. Ellos recordarán lo que hagamos", ha añadido.

Por este motivo, ha dicho no comprender cómo "algunos de los países en mejor posición de ayudar están cerrando sus puertas", habida cuenta de que comunidades con menos recursos y que acogen al 86 por ciento de los refugiados del mundo "están al límite". Guterres ha llamado a "asumir colectivamente la responsabilidad de la carga".

"Las alternativas legales para huir están desapareciendo y las organizaciones humanitarias como la mía, están operando con unos presupuestos muy limitados, sin poder satisfacer las crecientes necesidades de un número de víctimas tan enorme, ha apuntado.

Para Guterres, "éste es el momento de la verdad". En este sentido, ha recalcado en su carta que "la estabilidad mundial se está rompiendo en pedazos" mientras "los poderes mundiales se han convertido en observadores pasivos o en participantes en la distancia de los conflictos que están empujando a tantos civiles inocentes fuera de sus hogares".

NO SON TERRORISTAS

"Desde los inicios de la civilización, hemos tratado a los refugiados como merecedores de nuestra protección. Sean cual sean nuestras diferencias, hemos reconocido la obligación humanitaria fundamental de dar cobijo a quienes huyen de la guerra y la persecución", ha resaltado Guterres.

Sin embargo, ahora, "algunos de los más ricos entre nosotros están desafiando este antiguo principio, presentando a los refugiados como intrusos, desempleados o terroristas". Según Guterres, se trata de una visión "corta de miras", "moralmente incorrecta" e incluso contraria a las "obligaciones internacionales".

"Las naciones más ricas deben reconocer a los refugiados como las víctimas que son, huyendo de las guerras que estos estados fueron incapaces de prevenir o detener", ha remachado el jefe de ACNUR, que ve como únicas opciones "permitir que el cáncer del desplazamiento forzado se extienda" o "manejar esta crisis todos juntos".

Para leer más