Alemania expulsa a dos diplomáticos rusos tras el asesinato de un georgiano en Berlín

Actualizado 04/12/2019 17:05:15 CET
Sergei Lavrov y Heiko Maas, ministros de Exterioes de Rusia y Alemania
Sergei Lavrov y Heiko Maas, ministros de Exterioes de Rusia y Alemania - Sven Hoppe/dpa - Archivo

Moscú niega cualquier implicación y advierte que adoptará medidas de reciprocidad

BERLÍN/MOSCÚ, 4 (DPA/EP)

Alemania ha expulsado a dos diplomáticos rusos tras el asesinato por encargo de un ciudadano georgiano en Berlín el pasado mes de agosto, según ha informado este miércoles el Ministerio de Exteriores germano, que les ha declarado personas no gratas.

En su comunicado, el departamento que dirige Heiko Maas ha explicado que la decisión se ha adoptado ante la falta de cooperación de Moscú con la investigación pese a las repetidas peticiones en ese sentido por parte de las autoridades germanas.

El Gobierno alemán, añade la nota, considera "imperativo" que Rusia colabore habida cuenta de que la Fiscalía federal ha asumido este mismo miércoles la investigación del caso porque considera que "indicios suficientes" que apuntan a que el asesinato fue cometido por orden de agencias estatales rusas o chechenas.

En declaraciones sobre el asunto desde Londres, donde ha participado en la cumbre de la OTAN, la canciller alemana, Angela Merkel, ha criticado a Rusia por no ofrecer asistencia suficiente a los investigadores tras el asesinato.

"En las relaciones bilaterales, por supuesto es destacable que desgraciadamente no recibimos una ayuda activa a la hora de aclarar este incidente", ha afirmado. La canciller ha defendido que la decisión de expulsar a dos diplomáticos rusos se tomó por la falta de asistencia.

"No creo que esto afecte al encuentro (del Cuarteto) de Normandía, que tiene que ver con Ucrania", ha añadido Merkel, en referencia a la reunióni prevista para el lunes en París para abordar el conflicto en el este ucraniano y en la que participarán Francia, Alemania, Rusia y Ucrania.

La víctima fue abatida a tiros por la espalda el pasado 23 de agosto en un aparcamiento en el barrio de Moabit. El asesino se le acercó en bicicleta y disparó contra la espalda y la cabeza de la víctima. Un sospechoso, que también está implicado en el asesinato de un empresario ruso en 2013, ha sido detenido.

El georgiano asesinado, de 40 años y de etnia chechena, habría luchado contra Rusia junto a los musulmanes chechenos a principios de los años 2000 en la guerra en esta república rusa, según el Centro de Observación y Educación de Derechos Humanos de Georgia.

MOSCÚ NIEGA SU IMPLICACIÓN

Por su parte, y antes de conocerse la noticia de los dos diplomáticos expulsados, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha negado este miércoles cualquier implicación de Moscú en el asesinato.

"¿Qué tiene esto que ver con las autoridades rusas? Se trata de suposiciones absolutamente infundadas", ha sostenido el portavoz del presidente Vladimir Putin, citado por la agencia rusa Interfax. "Este asunto está siendo exaltado en cierta medida por los medios alemanes pero esto no significa que este sea el caso", ha insistido.

Esta semana, el semanario 'Spiegel' informó en su edición digital de que los investigadores sospechaban de una implicación del Estado ruso en el asesinato.

Tras conocerse la medida adoptada por Berlín, el Ministerio de Exteriores ruso ha anunciado que se verá obligado a responder. "Nos vemos obligados a implementar un conjunto de medidas de respuesta", ha señalado el departamento que dirige Sergei Lavrov, tachando de "acto hostil e infundado" la expulsión de los diplomáticos rusos, según la agencia Sputnik.

Por su parte, el embajador ruso en Alemania, Sergei Nechaev, ha defendido que no hay pruebas de la implicación de estructuras estatales rusas en el asesinato. En su opinión, se está politizando el asesinato y tratando de anticipar los resultados de la investigación, que todavía está en curso.

Según Nechaev, la Embajada rusa "está profundamente decepcionada" por la decisión de Alemania de declarar personas no gratas a dos funcionarios de la misión diplomática en Berlín, que ha tildado de "paso sin fundamento e inamistoso". En este sentido, ha considerado que afectará "de manera negativa las relaciones ruso-alemanas y, por supuesto, no se quedarán sin respuesta adecuada".

Contador

Para leer más