El alto el fuego pactado para Hodeida por las partes en guerra en Yemen entrará en vigor el martes

Ciudad de Hodeida, en Yemen
REUTERS / ABDULJABBAR ZEYAD - Archivo
Publicado 16/12/2018 14:32:34CET

SANÁ, 16 Dic. (Reuters/EP) -

El acuerdo de alto el fuego pactado por el Gobierno y los rebeldes huthis para la estratégica ciudad de Hodeida entrará finalmente en vigor el próximo martes, 18 de diciembre, según han informado fuentes de ambas partes y la mediación de la ONU.

Un portavoz de los huthis, Yahya Sarea, ha explicado en declaraciones a la prensa desde Saná que el alto el fuego entrará en vigor este martes. "Esperamos que cumplan su palabra. De lo contrario, estamos listos para responder", ha advertido.

Fuentes del Gobierno reconocido por la comunidad internacional y respaldado por la coalición internacional liderada por Arabia Saudí han confirmado la fecha y que procede de una comunicación oficial a ambas partes suscrita por el enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, principal artífice de este acuerdo, suscrito el pasado 13 de diciembre en Suecia.

"El acuerdo sobre Hodeida prevé la implantación inmediata del alto el fuego, pero es normal que se tarde de 48 a 72 horas para que se comunique a nivel operativo. Esperamos que se aplique a partir del martes", ha explicado una fuente de la misión de la ONU en Yemen.

El acuerdo incluye el despliegue de observadores internacionales en Hodeida y la retirada completa de todas las fuerzas contendientes en un plazo de 21 días desde el inicio del alto el fuego. Velará por el cumplimiento del pacto un Comité de Coordinación de la Reubicación liderado por la ONU, organismo que podría empezar a funcionar también esta misma semana. Todo ello podría ser refrendado en una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

Después de cinco años de guerra, los huthis controlan la mayoría de las zonas pobladas del país, mientras que el Gobierno del presidente Abdo Rabbu Mansur Hadi se sostiene en el reducto de Adén, en el sur, gracias al apoyo militar de Arabia Saudí y sus aliados.

La guerra ha sumido al que ya era el país más pobre del Golfo en la peor crisis humanitaria del mundo. Según la ONU, unas 16.000 personas han muerto y el 80 por ciento de la población depende de la ayuda para sobrevivir.