Aoun critica la "guerra fría doméstica" en medio del estancamiento del proceso de formación de Gobierno en Líbano

Michel Aoun
REUTERS / STEPHANE MAHE - Archivo
Publicado 04/01/2019 17:04:34CET

MADRID, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Líbano, Michel Aoun, ha criticado este viernes lo que ha descrito como una "guerra fría doméstica" ante los ocho meses sin acuerdo sobre la formación del nuevo Gobierno, después de las parlamentarias celebradas en mayo de 2018.

"Las diferentes elecciones políticas siguen obstruyendo la formación de Gobierno. Hemos preservado la seguridad y estabilidad en Líbano durante una era de guerras calientes, por lo que es inaceptable desperdiciar estos éxitos en guerras frías domésticas", ha dicho a través de su cuenta en la red social Twitter.

Varias instituciones libanesas han efectuado este mismo viernes una huelga parcial en respuesta a la larga crisis política en la que se encuentra sumido el país, donde las negociaciones llevan bloqueadas desde hace meses y la crisis económica es acuciante.

El parón responde a un llamamiento del principal sindicato del país, la Confederación General de Trabajadores Libaneses, dirigida por Beshara Asmar, quien ha pedido de todas formas a los seguidores que se abstengan de salir a las calles por miedo a que estalle la violencia.

Fuentes cercanas a la Presidencia libanesa señalaron el jueves que los partidos podrían alcanzar un acuerdo para la formación de Gobierno antes de que concluya la próxima semana, si bien hasta ahora todos los plazos anunciados han sido superados sin avances.

El primer ministro designado, Saad Hariri, y el partido-milicia Hezbolá expresaron el miércoles su confianza en que el acuerdo para formar Gobierno está "muy cerca". "Creemos que la solución está muy cerca", dijo Mahmud Qamati, 'número dos' del consejo político de Hezbolá. "Las intenciones de todo el mundo son positivas", valoró.

El último escollo gira en torno a un grupo de parlamentarios suníes cercanos a Hezbolá que han reclamado contar con uno de los 30 ministerios que tendrá el nuevo Gobierno, algo a lo que hasta ahora se ha negado Hariri.

El propio Hariri acusó en noviembre al partido-milicia de estar obstaculizando sus esfuerzos para la formación del nuevo Gobierno. "Hay gente que no quiere que el país aproveche ninguna oportunidad y no quiere un Gobierno en Líbano", dijo.

Aoun designó nuevamente como primer ministro a Hariri el 24 de mayo, después de que el líder del Movimiento Al Mustaqbal (Futuro) recabara los apoyos necesarios en el Parlamento, después de los comicios celebrados ese mes.

La decisión de la Presidencia cumplió así con el complicado reparto de poderes en el país, que reserva el cargo de primer ministro a un suní. La reelección de Hariri se daba prácticamente por garantizada, debido a los apoyos con los que contaba el político.

Contador