Arabia Saudí asegura que no quiere una guerra pero que está dispuesta a responder con "toda su fuerza"

Publicado 19/05/2019 3:41:53CET
REUTERS / HANNAH MCKAY - Archivo

RIAD, 19 May. (Reuters/EP) -

Arabia Saudí ha asegurado que no quiere una guerra en la región pero ha advertido de que está dispuesta a responder con "toda su fuerza y determinación" tras los ataques registrados la semana contra los activos petroleros saudíes, según ha señalado el secretario de Estado para Asuntos Exteriores saudí, Adel al Jubeir.

Riad ha acusado a Teherán de haber ordenado los ataques con drones del martes en dos estaciones de bombeo de petróleo en el reino. El ataque se produjo dos días después de que cuatro embarcaciones, entre ellas dos petroleros saudíes, fueran saboteadas frente a las costas de Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Irán ha negado estar detrás de los ataques que se produjeron en un momento en el que discutía con Washington sobre las sanciones y la presencia militar estadounidense en la región, lo que generó preocupación sobre un posible conflicto entre Estados Unidos e Irán.

"El reino de Arabia Saudí no quiere una guerra en la región ni lo busca", ha afirmado Al Jubeir. "Hará lo que pueda para evitar esta guerra y al mismo tiempo reafirma que, en caso de que el otro bando elija la guerra, el reino responderá con toda la fuerza y determinación y se defenderá a sí mismo y a sus intereses", ha aseverado.

El rey Salman de Arabia Saudí invitó el domingo a los líderes árabes y del Golfo a convocar cumbre de emergencia en La Meca el 30 de mayo para discutir las implicaciones de los ataques.

"Las actuales circunstancias que son críticas conllevan a una postura unificada de los países árabes y del Golfo frente a los desafíos y riesgos", ha recalcado el Ministerio de Asuntos Exteriores de EAU en un comunicado publicado en la agencia estatal de noticias WAM.

EAU no ha culpado a nadie por el suceso con el petrolero, en espera de una investigación. Nadie se ha atribuido la responsabilidad, pero dos fuentes del Gobierno de Estados Unidos dijeron la semana pasada que los funcionarios estadounidenses creían que Irán había alentado a las milicias chiíes con sede en Irak a llevarlo a cabo.

Para leer más