Actualizado 28/04/2018 08:40 CET

Arranca la campaña a las elecciones de Malasia con el enfrentamiento entre el primer ministro y su mentor

Primer ministro malasio Nayib Razak
REUTERS / LAI SENG SIN

KUALA LUMPUR, 28 Abr. (Reuters/EP) -

La campaña para las elecciones generales de Malasia del 9 de mayo ha comenzado este sábado con dos candiatos en liza, el primer ministro, Nayib Razak, contra su antiguo mentor, Mahathir Mohamad, en una carrera empañada por acusaciones de sabotaje y de sesgo en el sistema electoral.

Nayib lidera a su invicta coalición gobernante en sus elecciones más difíciles desde su independencia de Reino Unido en 1957. Está lidiando con un escándalo multimillonario en un fondo estatal, la ira pública por la crisis económica y el desafío personalizado en la figura de un histórico como es el veteranísimo Mahathir, de 92 años de edad.

Su tutor político vuelve a la escena después de retirarse hace 15 años tras 22 años como primer ministro antes de dimitir en 2003, animado por sus posibilidades después de que el actual jefe del Gobierno se viera involucrado en un escándalo de mil millones de dólares en el fondo de inversión estatal 1Malaysia Development Berhad (1MDB).

El fondo está siendo investigado por lavado de dinero en al menos seis países, incluidos Estados Unidos, Singapur y Suiza. Nayib niega cualquier responsabilidad en relación con las pérdidas en el fondo y ha defendido el historial económico de su gobierno a pesar del enfado público por el aumento de los precios, atribuido a un impuesto sobre el consumo que introdujo en 2015.

Nayib confía en una baja participación electoral que incremente sus opciones de victoria.

SOSPECHA DE SABOTAJE

Mahatir ha puesto en marcha una estrategia donde tienen cabida incluso acusaciones de sabotaje después de descubrir que uno de sus aviones privados había sufrido una avería antes del despegue en su viaje a Langkawi, donde anunciará su nominación.

"He advertido antes de que habría intentos de impedir que los candidatos lleguen al centro de nominación, pero no pensé que me pasaría a mí", dijo a los periodistas en una conferencia de prensa en Langkawi. El Gobierno ha ordenado una investigación de lo sucedido. El ex primer ministro no ha querido profundizar en sus quejas con una denuncia.

Sin embargo, las críticas más duras han ido dirigidas al sistema electoral que favorece a la coalición del Gobierno malasio gracias, muy en parte, al rediseño de la normativa electoral que ha impedido la nominación de dos candidatos opositores.

El líder del Partido Popular de Justicia Popular, Tian Chua, fue rechazado debido a una condena anterior, mientras que otro de los candidatos opositores se quedó a las puertas de la admisión por su incapacidad para entregar todos los documentos.

La Comisión Electoral ha rechazado peticiones de organismsos institucionales para los Derechos Humanos para supervisar las elecciones, argumentando que ya han llamado a observadores extranjeros y grupos independientes.

Para leer más