Atacan con granadas un hotel de Chilpancingo lleno de policías federales

Publicado 20/04/2014 19:26:37CET

MÉXICO DF, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Guerrero investiga el ataque perpetrado contra un hotel de la ciudad de Chilpancingo donde se hospedaban decenas de policías federales en el momento en el que se lanzaron dos granadas sin dejar ningún herido.

Los delincuentes lanzaron dos granadas de fragmentación al Hotel Jacarandas, en Chilpancingo, en el estado de Guerrero, aproximadamente sobre las 6.30 de este sábado (hora local). No hay heridos y sólo dos vehículos de propiedad estatal han sufrido daños, según ha publicado el diario mexicano 'El Universal'.

El Gobierno ha informado de que se realizará la investigación pertinente, en la que ya trabajan la PGJE y la Procuraduría General de la República (PGR) a fin de localizar a los responsables del ataque.

En la reunión entre el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, y el Grupo de Coordinación Guerrero en materia de seguridad, se ha confirmado que se lanzaron dos granadas, una de las cuáles estalló en el aire y la otra en el patio del hotel, donde hay un restaurante, aunque ninguna provocó daños físicos, de acuerdo con 'La Jornada'.

El hotel, situado a 100 metros de la residencia oficial del gobernador, estaba lleno de policías federales, que se encuentran en la ciudad desde el pasado 1 de marzo, como parte del operativo 'Juntos por Chilpancingo', centrado en desmantelar la banda criminal de 'Los Rojos'.

Las autoridades federales han señalado a este grupo criminal cómo responsable de la ola de asesinatos, secuestros y extorsiones que han colapsado la actividad productiva y mantienen asfixiada a la sociedad de Chilpancingo, según 'Proceso'.

Aunque en el hotel ya había policías y militares de guardia por turnos, las 24 horas del día, después del ataque se ha implementado un operativo más completo, con vehículos militares y de la Policía Federal.

Debido a que la incidencia delictiva no cesa en Chilpancingo y los asaltos se han disparado de forma alarmante, vecinos de al menos siete colonias se han organizado como grupos de autodefensa y realizan guardias nocturnas armados con fusiles, machetes, piedras y palos.