Actualizado 12/09/2015 13:57 CET

Aumenta a más de 80 el balance de muertos por una explosión en un restaurante de Madhya Pradesh

MADRID, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

Más 80 personas han muerto y varias decenas más han resultado heridas por la explosión de una bombona de gas en un restaurante del estado indio de Madhya Pradesh, según un nuevo balance de víctimas confirmado por los medios locales.

La explosión se produjo este sábado por la mañana en un restaurante de la localidad de Petlawad, cerca de una parada de autobús, y causó graves daños en la zona adyacente. Un inspector citado por la agencia Reuters, B.L. Gaur, ha explicado que el suceso tuvo lugar durante la hora del desayuno.

El restaurante, situado en una zona residencial, se encontraba situado junto a una vivienda en la que había almacenados explosivos para la fabricación de artefactos pirotécnicos. Hasta el lugar de los hechos se han desplazado equipos de búsqueda y civiles para tratar de rescatar a posibles víctimas de entre los escombros.

Las autoridades temen que el balance de víctimas pueda aumentar, ya que al menos una veintena de heridos se encuentran en estado crítico, informa la cadena NDTV. En total, serían casi cien las personas trasladadas atendidas tras la potente explosión.

El Gobierno indio ha ofrecido indemnizaciones a las víctimas y ha anunciado la apertura de una investigación. El primer ministro, Narendra Modi, ha confirmado en Twitter que su Ejecutivo "está siguiendo de cerca la situación" y ha deseado una "rápida recuperación" a los heridos.

Para leer más

Lo más leído

  1. 1

    Dieciocho años sin noticias de la Pioneer 10, en rumbo a Aldebarán

  2. 2

    Una marcha negacionista de la Covid-19 en Madrid pide recuperar derechos y libertades: "Fuera dictadura"

  3. 3

    Madrid prohíbe reuniones en casas y adelanta el toque de queda a las 22h con hostelería cerrada una hora antes

  4. 4

    La familia Rivera despide, por última vez, a José Rivera 'Riverita'

  5. 5

    Dimite el JEMAD tras su polémica vacunación, aunque defiende que siguió el protocolo y no recurrió a "privilegios"