Publicado 15/12/2021 09:17CET

Blinken destaca que EEUU sopesa nuevas sanciones contra la junta militar de Birmania

Washington analiza de forma "muy activa" si la campaña contra los rohingyas puede ser calificada como un "genocidio"

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, ha destacado este miércoles que Washington está sopesando la posibilidad de imponer nuevas sanciones a la junta militar instaurada en Birmania tras el golpe de Estado del 1 de febrero y ha incidido en que analiza de forma "muy activa" si la campaña de represión contra la minoría rohingya puede ser calificada como un "genocidio".

Blinken ha indicado en una rueda de prensa conjunta con su homólogo malasio, Saifudín Abdulá, que Birmania ha registrado durante el último año "una marcha atrás en su trayectoria democrática" y ha recordado "la violencia", "el sufrimiento humano" y "la muy crítica situación humanitaria" derivadas de esta situación.

Así, ha hecho hincapié en la importancia de "analizar durante las próximas semanas y meses los pasos adicionales que pueden darse de forma individual y colectiva para presionar al régimen y poner al país de vuelta en una trayectoria democrática", antes de expresar la "profunda preocupación" existente en Washington y en "todos" los estados miembro de la Asociación de las Naciones de Asia Sudoriental (ASEAN).

"La crisis sólo sigue empeorando", ha lamentado Blinken, quien ha denunciado una violencia "horrible" y "generalizada" contra la población. Así, ha incidido en que una solución a la crisis pasa por asuntos como "la liberación de prisioneros, el fin de la violencia y el acceso de la ayuda y trabajadores humanitarios", entre otros asuntos.

Una junta militar gobierna Birmania desde el 1 de febrero, cuando las Fuerzas Armadas perpetraron un golpe de Estado para derrocar a la administración que encabezaba entonces la líder 'de facto' del país, Aung San Suu Kyi. La represión se ha intensificado desde entonces y la Asociación de Ayuda a los Presos Políticos (AAPP) estima que más de 1.300 personas han muerto.

Por su parte, el ministro malasio ha argüido que "no se puede seguir así". "Tenemos que asegurarnos de que hay ciertas formas de hacer las cosas", ha añadido, según ha recogido la revista 'Time'. De esta forma, ha resaltado que, si bien la ASEAN respeta el principio de "no interferencia", debe abordar además "el principio de no indiferencia, porque lo que pasa en Birmania ya está yendo más allá de Birmania".

Posteriormente, ha indicado a través de su cuenta en la red social Twitter que durante su encuentro con Blinken se ha abordado la situación de los refugiados rohingyas en Malasia y una "posible colaboración" con Estados Unidos "para dar acceso a la educación a través de centros de aprendizaje alternativos", así como la pposibilidad de que Washington reciba a "más refugiados".

Abdulá ha desvelado que ha tratado además con Blinken asuntos sobre inversiones, así como "una posible cooperación en la investigación, desarrollo y distribución de vacunas contra la COVID-19". "Hemos acordado la necesidad de una mayor capacidad a nivel de vacunas en más naciones y regiones para poner fin a esta pandemia y estar preparados para futuras crisis", ha dicho.

Por último, el ministro malasio ha reseñado que Blinken y él han "reafirmado" el compromiso para "finalizar nuevos memorandos de entendimiento en cooperación a nivel de defensa y cooperación marítima" durante 2022, al tiempo que ha dado las gracias a Washington por su apoyo en el entrenamiento a las autoridades del país asiático para luchar contra el tráfico de personas.