Publicado 10/05/2022 12:57

Bruselas compromete 3.000 millones para Siria hasta 2023 e insiste en no normalizar las relaciones con Damasco

Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea
Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea - PARLAMENTO EUROPEO/ MATHIEU CUGNOT

BRUSELAS, 10 May. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha comprometido este martes 3.000 millones de euros para apoyar a los refugiados sirios y a la estabilización de Siria y la región hasta 2023, cuando se cumplen once años desde el inicio de la guerra.

En el marco de la VI Conferencia de Bruselas, el Alto Representante de la UE para Política Exterior y vicepresidente de la Comisión Europea, Josep Borrell, ha confirmado que a los 560 millones comprometidos el año pasado se suman otros 1.000 millones, para un total de 1.560 millones en 2022, una cifra que el Ejecutivo comunitario volverá a repetir en 2023.

El jefe de la diplomacia comunitaria ha subrayado en una rueda de prensa que con esta iniciativa se busca mantener la crisis siria en lo alto de la agenda, una vez el conflicto ha quedado eclipsado por la agresión rusa a Ucrania. "El sufrimiento de los sirios no está en el centro de las noticias, pero sí sigue estando en nuestras mentes", ha señalado.

Según ha puesto de manifiesto, eventos como la conferencia de este martes en Bruselas sirven para juntar a la comunidad internacional y buscar formas de ayudar al pueblo sirio tanto dentro del país como en países de acogida. Así, ha puesto de manifiesto que 55 países y 22 organizaciones internacionales participan en la sexta edición de la conferencia de donantes para Siria.

NO NORMALIZAR LAS RELACIONES CON DAMASCO

El exministro español ha asegurado reiterar que la UE considera que "no es el momento de normalizar las relaciones con el régimen sirio", después de que el presidente sirio, Bashar al Asad, haya iniciado los intentos de restablecer los lazos con terceros países, en concreto con los del Golfo Pérsico.

"No es el momento de normalizar las relaciones con el régimen sirio, que tendrá que cambiar fundamentalmente el curso e implicarse en un proceso político genuino, algo que no sucede", ha señalado.

Borrell ha asegurado que la comunidad internacional debe seguir aumentando la presión sobre Asad para que Siria se implique en un proceso político pilotado por Naciones Unidas y rinda cuentas por las "terribles acciones" cometidas durante la crisis siria.

La negativa de la UE a normalizar las relaciones y aportar fondos para la reconstrucción del país ha sido justificada por Borrell en que hay que asegurarse de que los recursos no acaban en manos del régimen sirio. "Tenemos que tener seguridad de que apoyamos no solo el bienestar de los sirios sino su libertad. Creemos que estamos haciendo lo correcto", ha dicho.

En esta conferencia no ha sido invitada por primera vez Rusia, al considerar la Unión Europea que Moscú ha mostrado con la invasión de Ucrania que no tiene un "interés real de contribuir a la paz en el mundo". De esta forma, los Veintisiete han mandado un mensaje de rechazo a la guerra en Ucrania, llevando a todos los foros internacionales la repulsa a la ofensiva del Kremlin.

Contador