Actualizado 02/08/2016 14:22 CET

Bruselas no tiene 'plan B' en el caso de que Ankara suspenda el acuerdo sobre refugiados

Refugiados trasladados a la ciudad turca de Dikili
MURAD SEZER / REUTERS

Insiste en que Turquía sigue siendo un país tercero seguro para devolverle refugiados

BRUSELAS, 2 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha asegurado este martes que no contempla otra alternativa en el caso de que el Gobierno turco dé por muerto el acuerdo sobre refugiados con la UE y ha reiterado que Turquía sigue siendo un país tercero seguro para los refugiados expulsados de las islas griegas, pese a los acontecimientos en el país tras el golpe de Estado fallido.

"Tenemos un plan A y esto es hacer que el pacto entre la UE y Turquía funcione. Este es nuestro plan", ha asegurado en rueda de prensa la portavoz del Ejecutivo comunitario, Mina Andreeva, preguntada si la Comisión contempla trabajar en un plan alternativo en el caso de que Ankara ponga fin al acuerdo, tal y como ha amenazado que hará si la UE no elimina los visados para sus ciudadanos en octubre.

Turquía se comprometió en marzo a aceptar la vuelta de los inmigrantes y refugiados que llegaran a Grecia desde su territorio, a través del mar Egeo, acuerdo que ha contribuido a reducir las llegadas de refugiados e inmigrantes a las islas griegas desde los 1.740 que llegaban a diario antes del acuerdo a una media de 89, según datos del Ejecutivo comunitario.

"El marco legal turco sobre protección internacional y las garantías dadas por las autoridades turcas en relación al trato de nacionales sirios y no sirios retornados de Grecia a Turquía todavía pueden considerarse protección suficiente", ha explicado en rueda de prensa la portavoz comunitaria.

"Por ahora la Comisión no tiene ninguna indicación de que sea lo contrario y por tanto Turquía todavía puede considerarse como tercer país seguro", ha remachado Andreeva.

El comisario de Inmigración, Dimitris Avramopoulos, discutió el pasado 29 de julio con el ministro de Inmigración griego, Yannis Muzalas, la aplicación del acuerdo y le confirmó este extremo, al margen de los recientes acontecimientos en Turquía tras el fallido golpe de Estado que llevaron a Ankara a declarar el estado de emergencia y suspender la Convención Europea de Derechos Humanos.

LA AYUDA A GRECIA CUBRE LAS NECESIDADES

Por otra parte, la portavoz ha asegurado que la asistencia comunitaria a Grecia para ayudar al país a hacer frente a la crisis de refugiados "cubre las necesidades" sobre el terreno.

"Lo que está sobre el terreno cubre las necesidades", ha asegurado Andreeva, quien ha dejado claro no obstante que Bruselas vigila "constantemente" los flujos de refugiados y está lista para "dar más apoyo si este es necesario" tras una petición del país afectado, como hizo la semana pasada con Bulgaria, al que concedió una ayuda de emergencia de seis millones "debido a la situación complicada y el cambio en los flujos de refugiados".

Por ahora, Frontex mantiene desplegados a 632 agentes que ayudan a las autoridades helenas en la vigilancia de las fronteras y a identificar y registrar a los inmigrantes entre otros y la agencia europea de apoyo al Asilo, EASO, otro centenar de expertos y Grecia cuenta con 50.000 plazas de recepción, que son suficientes para atender "a todas las personas presentes en el territorio".

El Gobierno griego ha recibido una ayuda de emergencia comunitaria de más 353 millones sólo del fondo de apoyo a la inmigración desde principios de 2015 y 83 millones del nuevo mecanismo de emergencia creado para responder a crisis humanitarias en los países de la UE, ha explicado la portavoz, que ha admitido que Frontex suele pedir "más" contribuciones de las necesarias para planificar su apoyo a largo plazo.

Para leer más