Camboya sube el salario mínimo en las textiles pese a las críticas de empresarios por falta de competitividad

Fábrica textil en Camboya
REUTERS / PRING SAMRANG
Publicado 05/10/2018 14:50:33CET

PHNOM PENH, 5 Oct. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Camboya ha anunciado este viernes que subirá un siete por ciento el salario mínimo mensual a los trabajadores de la industria textil -- absolutamente esencial en la economía del país -- a pesar de las advertencias de los empresarios sobre la falta de competitividad que representará el encarecimiento de la mano de obra.

La subida, que entrará en vigor el próximo mes de enero, fija ahora el salario mínimo en los 182 dólares, supone un cambio trascendental para la industria textil del país, una que genera 7.000 millones de dólares anuales.

El aumento viene como consecuencia de un pacto comercial con EEUU que permite al país asiático exportar objetos de viaje, sobre todo maletas, sin recargo aduanero. Como consecuencia, las exportaciones textiles crecieron un 16,1 por ciento durante la primera mitad del periodo correspondiente de 2017, según el Banco Mundial.

Para los empresarios, la subida del salario mínimo es enormemente contraproducente. "Ya no podremos decir que somos un epicentro del trabajo barato", ha explicado el secretario general de la Asociación de Manufactureros Textiles, Kaing Monika.

Camboya, que ahora iguala a Vietnam como el país de la región con los salarios más elevados, "se enfrenta ahora a una prueba importante para demostrar su competitividad".

MÁS QUEJAS ENTRE LOS SINDICATOS

Sin embargo, los sindicatos consideran que esta subida es todavía insuficiente, dado que la mayoría de los 700.000 empleados de esta industria vive en la pobreza.

De hecho, el aumento se queda a siete dólares de la cifra propuesta por la Alianza de Sindicatos de Camboya, según ha indicado su presidente, Yang Sophorn. "Sigue siendo un montante inviable para vivir con dignidad, porque el incremento no les permite seguir el ritmo de la subida de los precios", añade.