Cancelado el encuentro previsto entre Trump y el primer ministro de Irak por "diferencias" sobre la reunión

Donald Trump
REUTERS / JIM YOUNG
Actualizado 27/12/2018 7:20:51 CET

MADRID, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

El encuentro previsto entre el primer ministro de Irak, Adel Abdul Mahdi, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien ha llegado este miércoles al país en una visita sorpresa, ha sido cancelado debido a "diferencias" sobre la organización de la reunión.

La oficina del primer ministro de Irak ha indicado en un comunicado que "las autoridades estadounidenses habían informado del deseo de Trump de visitar Irak en la tarde del 26 de diciembre para felicitar al nuevo Gobierno iraquí y visitar a los soldados estadounidenses desplegados con las fuerzas de la coalición que apoyan a Irak en la lucha contra Estado Islámico".

"Estaba prevista una recepción formal y un encuentro entre Abdul Mahdi y el presidente estadounidense, pero una diferencia en los puntos de vista sobre la organización de la reunión ha provocado que sea reemplazada por una conversación telefónica", ha señalado.

Así, ha desvelado que Abdul Mahdi ha invitado a Trump a que visite Bagdad y ha manifestado que el presidente estadounidense ha invitado al primer ministro iraquí a realizar una visita a Washington. "Ambas partes han acordado continuar fortaleciendo las relaciones bilaterales", ha zanjado.

Trump ha viajado junto a su esposa, Melania Trump, con un reducido grupo de asesores, agentes del Servicio Secreto y periodistas que han informado de que el Air Force One ha aterrizado en la base aérea de Al Asad, al oeste de Bagdad, con la intención de permanecer en el país unas tres horas. A su regreso hará escala en la base miliar de Ramstein, en Alemania.

La visita se produce en medio de la polémica por la decisión de Trump de replegar a los militares estadounidenses en Siria por considerar que Estado Islámico ya ha sido derrotado. El secretario de Defensa, James Mattis, ha dimitido por su desacuerdo con esta y otras medidas.

Trump ha defendido este miércoles que se trata de una decisión acertada. Según su relato, sus asesores le intentaron convencer de que mantuviera el despliegue militar pero él insistió: "Vámonos de Siria". "Creo que un montón de gente va a acercarse a mi forma de pensar", ha afirmado, de acuerdo con Reuters.

Además, ha explicado que, en el caso de que Estados Unidos "quiera hacer algo" en Siria, podrá usar Irak como plataforma, descartando así un repliegue similar de las tropas norteamericanas en suelo iraquí, que según el Pentágono ascienden a 5.200.

Por su parte, la Casa Blanca ha informado de que el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, se reunirá con el primer ministro iraquí el próximo 11 de enero.

"Sanders dijo que el 11 de enero el secretario de Estado, Mike Pomepo, se reunirá con el primer ministro de Irak en Bagdad", ha indicado la Casa Blanca en un comunicado, refiriéndose a su portavoz, Sarah Sanders.

Además, la Casa Blanca ha señalado que el primer ministro iraquí ha aceptado una invitación de Trump para visitar Washington, según Sanders.

Contador