China y Rusia rechazan la vía de Vancouver para resolver la crisis con Corea del Norte

El líder norcoreano, Kim Jong Un
REUTERS / KCNA KCNA
Actualizado 17/01/2018 18:06:31 CET

PEKÍN/MOSCÚ, 17 (Reuters/EP)

China y Rusia han reiterado este miércoles su rechazo al foro internacional de Vancouver sobre Corea del Norte como iniciativa para resolver la crisis con el régimen de Kim Jong Un por considerar que se trata de una propuesta parcial basada en la vía de las sanciones.

El portavoz del Ministerio de Exteriores de China, Lu Kang, ha negado en rueda de prensa cualquier "legitimidad" del foro de Vancouver porque actores clave para el caso norcoreano, como el propio gigante asiático o Rusia, no han sido invitados, lo cual --ha indicado-- evidencia una mentalidad de Guerra Fría por parte de Canadá, país organizador.

"Los resultados (...) han confirmado nuestras dudas de que ese evento fuera útil", ha dicho, por su parte, el Ministerio de Exteriores de Rusia, calificando de "tertulia" la reunión en la ciudad canadiense porque no ha aportado "nada constructivo".

El jefe de la diplomacia rusa, Sergei Lavrov, ya dijo el lunes que la reunión del martes en la ciudad canadiense era "contraproducente". "No esperamos nada", confesó.

La iniciativa de Vancouver buscaba dar un nuevo rumbo a la crisis con Corea del Norte tras el acercamiento a Corea del Sur, el primero en dos años, lo que ha avivado la esperanza de retomar las negociaciones a seis bandas para desnuclearizar la península coreana, que se suspendieron en 2009.

El diálogo intercoreano sigue a la escalada de tensión de los últimos años por las incesantes pruebas nucleares y de misiles balísticos realizadas por el régimen de Kim Jong Un. En respuesta, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y algunos países han aumentado las sanciones contra Pyongyang.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha atribuido la actual distensión a la "firme" postura que ha mantenido. El magnate norteamericano dijo que respondería con "furia y fuego" a un eventual ataque, después de que Kim amenazara con atacar el territorio estadounidense en la isla de Guam, en el océano Pacífico.