Actualizado 09/08/2016 20:40 CET

Cientos de personas se manifiestan en Moscú contra la nueva ley antiterrorista

MOSCÚ, 9 Ago. (Reuters/EP) -

Cientos de ciudadanos rusos se han manifestado este martes en Moscú para protestar contra la nueva ley antiterrorista aprobada por el presidente, Vladimir Putin, al considerar que mina las libertades básicas y facilita la persecución de la disidencia.

Varios activistas rusos han pronunciado diversos discursos en el parque Sokolini de Moscú en los que han criticado la nueva ley mientras que la gente que les apoyaba ha llevado pancartas en las que se ha podido leer "abajo con la represión política" y "la represión es el miedo a tu propia gente"

El líder opositor Alexei Navalni ha urgido a los asistentes a la manifestación a que se inspiren en las protestas contra Putin que se llevaron a cabo en 2011 y 2012. "Volveremos a las calles", ha gritado. "Liberaremos Rusia", ha añadido en el evento, en el que había poca presencia policial ya que recibió la aprobación del Gobierno.

La nueva ley antiterrorista, que se aprobó en julio, endurece las penalizaciones por extremismo, introduce la pena de prisión para aquellos que no informen de un posible delito grave (algo que ya existió en la era soviética) y aumenta el número de delitos por los que pueden ser juzgados los menores de 14 años.

Además, obliga a los operadores de telecomunicaciones a que almacenen las grabaciones de llamadas, imágenes y mensajes de sus usuarios durante al menos medio año. Los datos de las llamadas deberán almacenarse durante un periodo mayor.

Los activistas han considerado que estos cambios son regresivos y han alertado de que podrían usarse para presionar a los opositores de cara a las elecciones parlamentarias que se celebrarán el próximo mes de septiembre.

La ONG Human Rights Watch ha tachado las medidas de "draconianas". "Las leyes limitarán gravemente la libertad de expresión y otros derechos fundamentales en Rusia", dijo en un comunicado publicado en junio. Por su parte, las empresas de telecomunicaciones han advertido de que las medidas que plantea la nueva ley supondrán un coste adicional muy elevado.