Publicado 05/07/2016 23:01CET

Clinton, "contenta" de que el caso de los emails se haya resuelto

 Hillary Clinton
RICK WILKING/REUTERS

WASHINGTON, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

El equipo de campaña de la virtual candidata demócrata a la Presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, ha expresado este martes su alivio porque la investigación sobre el uso del correo electrónico privado para asuntos oficiales haya quedado resuelto sin cargos contra la ex secretaria de Estado.

"Estamos contentos porque los investigadores que han llevado el caso han determinado que no es apropiado emprender acciones (legales) por parte del Departamento de Justicia", ha dicho el portavoz de Clinton, Brian Fallon, en un comunicado.

Fallon ha recalcado, no obstante, que utilizar el email personal para temas del Departamento de Estado fue un "error" por parte de Clinton. "No volverá a pasar", ha asegurado, según informa el portal de noticias estadounidense Politico.

El jefe de la campaña presidencial de la ex primera dama, John Podesta, tampoco ha ocultado su satisfacción. "Hoy es un gran día", ha afirmado en declaraciones a la prensa. Interrogado sobre si este tema empañará el primer acto electoral de Clinton con el presidente estadounidense, Barack Obama, ha respondido: "difícilmente".

Por su parte, el Departamento de Estado ha reaccionado a la crítica del FBI por la "relajación" de la seguridad interna en comparación con otras agencias del Gobierno estadounidense. "No compartimos esta conclusión", ha dicho su portavoz, John Kirby. "Nos tomamos muy, muy en serio" la protección de la información clasificada, ha subrayado.

SIN CARGOS

El director del FBI, James Comey, ha anunciado este martes que no recomendará que se presenten cargos contra Clinton por el uso de un servidor privado de correo electrónico durante su etapa como secretaria de Estado, aunque ha advertido de que fue "extremadamente descuidada" en la gestión de información clasificada.

"Ningún fiscal razonable presentaría este caso", ha zanjado Comey, en una esperada comparecencia ante los medios de comunicación en la que ha aclarado que ni el Departamento de Justicia ni la Casa Blanca han influido en el análisis del FBI.

De esta forma, y aunque ha advertido de que existen indicios que avalan que tanto Clinton como su equipo fueron "extremadamente descuidados" en el envío de información "muy sensible", no existe ninguna "prueba clara" que confirme que existieron malas intenciones.

La decisión final sobre la presentación de cargos contra Clinton recae en última instancia en el Departamento de Justicia, si bien la fiscal general, Loretta Lynch, ya adelantó la semana pasada que acataría las recomendaciones del FBI.