C.Marfil.- El PAM suspende sus actividades humanitarias en Costa de Marfil tras los ataques contra su personal

Actualizado 25/01/2006 10:24:10 CET

NUEVA YORK, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Programa Mundial de Alimentos (PAM) anunció ayer martes que ha suspendido temporalmente sus operaciones humanitarias en Costa de Marfil después de que su personal fuera atacado en Guiglo, en el oeste del país, la semana pasada, según informa la ONU en un comunicado.

El organismo de la ONU tomó esta medida después de que sus oficinas y almacenes de Guiglo, ciudad cercana a la frontera con Liberia, fueron saqueados violentamente. Antes del robo, las fuerzas de paz de la ONU habían sido atacadas por grupos armados en esta misma ciudad, provocando enfrentamientos que dejaron cuatro civiles muertos la semana pasada.

La portavoz del PAM en Ginebra, Christiane Berthiaume, expresó la preocupación de la agencia por los miles de personas que necesitan ayuda alimentaria urgente en Guiglo, incluidos 7.000 desplazados y otros tantos refugiados liberianos que viven en campamentos asentados en esa localidad.

No obstante, indicó que la situación en Guiglo es demasiado peligrosa para los trabajadores de la agencia de la ONU y explicó que las oficinas en el resto del país seguirán abiertas aunque el personal no podrá salir de ellas. El PAM asiste regularmente a 700.000 personas en Costa de Marfil.

Ayer, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) había denunciado que 10.000 refugiados liberianos que se encuentran en Costa de Marfil se han quedado sin asistencia como consecuencia de los ataques sufridos la semana pasada por las oficinas de esta agencia de la ONU y de otras agencias.

Según indicó su portavoz, Ron Redmon, ACNUR está buscando el modo de reanudar su actividad en favor de miles de refugiados liberianos que se encuentran en el oeste de Costa de Marfil, especialmente en Guiglo, donde sus oficinas fueron destruidas. "Todos los archivos se perdieron, así como cinco coches, una moto y tres generadores. Otras agencias de la ONU y varias ONG internacionales también han sufrido pérdidas similares. Los almacenes donde estaba la ayuda de emergencia y alimentos también fueron saqueados", señaló el portavoz. ACNUR se vio obligado a evacuar a su personal el lunes de la semana pasada cuando comenzaron las protestas.