Publicado 23/01/2014 21:21CET

La CNFORS ve a Al Assad parte del pasado y afirma que Rusia no considera imprescindible su continuidad

GINEBRA, 23 Ene. (Reuters/EP) -

El líder de la Coalición Nacional de Fuerzas Opositoras y de la Revolución Siria (CNFORS), Ahmed Jarba, ha insistido en que la salida de Bashar al Assad del poder sigue siendo la "base" de sus reivindicaciones, toda vez que su régimen forma parte del pasado y ni siquiera Rusia vería imprescindible su continuidad.

Jarba, que participa en la cumbre Ginebra II, convocada para tratar de lograr una resolución política a la guerra en Siria, ha afirmado en declaraciones a la prensa que la semana pasada el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, les aseguró que Moscú no sostendrá a toda costa a Al Assad.

"Nos reunimos con Lavrov en París la semana pasada y me confirmó que Rusia no va a sostener a Al Assad", ha declarado Jarba. El requisito que habría puesto el jefe de la diplomacia rusa sería cualquier solución debería ser negociada "entre los propios sirios mediante un proceso político".

El jefe de la principal coalición política opositora ha emplazado a la comunidad internacional a asumir que "Al Assad no puede seguir en el poder". Siria, ha añadido, "ha comenzado a mirar el futuro sin él", ya que "Al Assad y todo su régimen son parte del pasado".

"Nadie debería dudar de que el jefe del régimen está acabado. El régimen está muerto", ha apuntado Jarba, que no ha ocultado que la salida del presidente sigue siendo "la base de las negociaciones" que comenzaron el miércoles en Montreux (Suiza).

Jarba ha admitido que las conversaciones se plantean difíciles y ha recalcado que en ellas se tratarán todos los asuntos "centrales" que rodean el conflicto. "Si Al Assad fuese capaz de gobernar Siria, no estaríamos aquí hoy", ha apostillado.

POSTURAS ALEJADAS

Tras una primera jornada en Montreux que dejó de manifiesto la disparidad e inamovilidad de las posturas del régimen y de la oposición, la del jueves ha sido una jornada de contactos discretos. El enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para el conflicto, Lajdar Brahimi, se había citado por separado con representantes de las dos partes.

Los esfuerzos de Brahimi se concentran en la negociación de pequeños acuerdos como altos el fuego en zonas localizadas o intercambios de prisioneros. Los contactos continuarán el viernes y el mediador internacional confía en organizar un cara a cara.

Para leer más