6 de junio de 2020
 
Actualizado 28/03/2020 12:13:32 +00:00 CET

El coronavirus, un nuevo obstáculo para los migrantes venezolanos en Colombia

Campaña de promoción de higiene de Acción contra el Hambre en Colombia
Campaña de promoción de higiene de Acción contra el Hambre en Colombia - ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE

Las llegadas de venezolanos se han reducido por el cierre de fronteras pero siguen entrando por las "trochas"

El coronavirus en España y en el mundo, en directo 

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

Más de 1,7 millones de personas, tanto venezolanos como colombianos retornados, han llegado a Colombia en los últimos años para escapar de la crisis en Venezuela. Ahora, con la pandemia de coronavirus, los migrantes sin estatus legal se encuentran entre los colectivos más vulnerables porque no tienen acceso al sistema sanitario, muchos dependen de su trabajo diario y algunos son "habitantes de calle".

Colombia, como la mayoría de los países latinoamericanos, ha adoptado medidas extraordinarias para evitar la propagación del Covid-19, a pesar de que las cifras que registra son mucho menores que en otras latitudes, con seis muertos y más de 500 casos.

"Estamos viviendo una situación inédita que desborda la comprensión de todos nosotros", dice John Orlando, director país de Acción contra el Hambre (ACH) en Colombia, en una entrevista concedida a Europa Press.

Para Orlando, "Colombia ha reaccionado en tiempo y forma" con una cuarentena obligatoria que comenzó el miércoles para todo el país, "una actuación solidaria de ámbito nacional que contribuirá a ralentizar la velocidad de contaminación" del coronavirus.

En estos momentos "es difícil determinar los impactos sociales a mediano y largo plazo" para los migrantes venezolanos porque "la crisis del Covid-19 afecta al conjunto de la población que reside en Colombia".

Sin embargo, Orlando advierte de que "la condición de los migrantes en situación de irregularidad aumenta la vulnerabilidad" porque la falta de un estatus legal les impide acceder a servicios básicos.

"El desafío es por consecuencia mayor y es aquí donde la coordinación y la complementariedad de Naciones Unidas y ONG internacionales con las respuestas de la institucionalidad (colombiana) son vitales", señala.

UN CUMPLIMIENTO "COMPLEJO"

El primero reto al que se enfrentan los migrantes irregulares es cumplir las medidas preventivas dictadas por el Gobierno de Iván Duque, que se reducen básicamente a permanecer aislados en casa. "El cumplimento de la cuarentena obligatoria va a ser complejo si tenemos en cuenta que mucha gente depende de su trabajo diario para poder responder a sus necesidades cotidianas", explica Orlando.

Particularmente difícil" va a ser para quienes viven de la economía informal. Según cálculos de ACH, ocupa al 48% de la población trabajadora, aunque lo asumen principalmente las personas más vulnerables, entre las que se cuentan los migrantes venezolanos.

Además, hay "mucha población que no dispone de vivienda regular, entre ella población migrante proveniente de Venezuela". Para los "habitantes de calle", "el cumplimiento 'stricto sensu' de la medida que supone quedarse en casa será difícil" igualmente, subraya.

Orlando valora que "las medidas sociales extraordinarias que el Gobierno está poniendo en marcha permitirán suplir muchas de estas necesidades", pero allí donde no lleguen "la complementariedad que aporta la comunidad internacional (...) va a ser crucial".

Así, los actores humanitarios en Colombia han puesto en marcha "programas de transferencia monetaria", que implican la entrega de dinero en efectivo, la distribución de alimentos y kits de higiene y campañas informativas sobre el coronavirus.

En el caso concreto de los "habitantes de calle", "los programas de transferencia monetaria tienen toda su importancia" porque les permiten alquilar viviendas. Con ello, no solo encuentran refugio para protegerse del Covid-19, sino que además "se contribuye a la medida de aislamiento preventivo".

"Ciertamente, no todas las personas que se encuentran en esta situación podrán acceder a los programas de transferencia monetaria", por lo que "muchas quedarán sin refugio", admite Orlando, subrayando que es entonces cuando las medidas de prevención e higiene son fundamentales.

La intervención de la comunidad humanitaria también es clave para "paliar el desbordamiento del sistema de salud, particularmente en ciertas zonas donde los servicios no llegan o están bajo mucha demanda y tensión".

"Diversas ONG brindamos atención en salud para mucha de la población migrante que no dispone de un estatus regular, pero a la vez también atendemos a población retornada y comunidades vulnerables, incluyendo pueblos indígenas que se encuentran fuera o lejos del alcance del sistema de salud estatal", comenta Orlando.

LA SALUD MENTAL "POSTPANDEMIA"

Los niños, como siempre, están entre los más frágiles. Las clases en Colombia se suspendieron el 15 de marzo dejando a los 5,5 millones de niños que dependen de los comedores escolares sin su plato diario de comida, incluidos "los miles de alumnos que son migrantes venezolanos o hijos de colombianos retornados".

Para mitigar el impacto sobre el estado nutricional de los menores, el Gobierno colombiano ha ideado tres soluciones que pasan por entregar "un complemento alimentario listo para consumo, una canasta básica de alimentos equivalentes a un plato de comida al día por un mes y un bono alimentario que se puede canjear por alimentos determinados".

Por ello, Orlando pone el foco en "los efectos psicosociales sobre todos los niños que viven en Colombia" por "la aprensión, la angustia y el estrés que hayan podido vivir" durante la pandemia.

"Estamos frente a un fenómeno desconocido en nuestra historia moderna y los profesionales de psicología, educación y trabajo social tendrán que 'reinventar' sus procedimientos del seguimiento de la salud mental postpandemia", augura.

UN VIRUS SIN NACIONALIDAD

Un problema particular al que se enfrentan los migrantes venezolanos son "las manifestaciones de xenofobia", que "han ido creciendo en el último semestre", aunque "sigue más fuerte la postura de solidaridad del pueblo colombiano frente al pueblo vecino y hermano de Venezuela, que hace algunos años era quien acogía a los colombianos".

El responsable de ACH ha querido subrayar que "no es una cuestión de nacionalidad". "El virus no respeta nacionalidades y afecta indiscriminadamente tanto a población colombiana como venezolana", recalca.

En este contexto, se han lanzado campañas de prevención de la xenofobia que "en estos momentos son particularmente importantes", por lo que Orlando aboga por "reforzarlas para prevenir de manera contundente cualquier estigmatización irresponsable que se pudiera hacer entre el Covid-19 y la población migrante".

"NO PERDER DE VISTA" VENEZUELA

Orlando sostiene que ahora mismo "la prioridad es contener la propagación del virus y mitigar los efectos inmediatos de las restricciones de movimientos, como son el hambre y la desnutrición infantil", para lo cual apela a la "solidaridad".

ACH, asegura, ha tenido "el total apoyo y comprensión" de sus donantes, que les han instado a "no perder de vista la situación de las personas provenientes de Venezuela y otras situaciones de apoyo con otras comunidades vulnerables".

Lo cierto es que la crisis venezolana no se ha detenido. El cierre de la frontera por parte de Colombia y "la presencia de cuerpos de Policía y militares en los puestos fronterizos oficiales y las 'trochas' cercanas a ellos impide fuertemente el paso", por lo que "el flujo de entrada a Colombia es mucho menor".

Pese a ello, las 'trochas' que están más alejadas de los pasos oficiales siguen en uso, lo cual "aumenta los riesgos para las personas que en ellas se aventuran, ya que muchos de estos caminos irregulares están controlados por actores ilegales que piden dinero, bienes o servicios en el paso y donde es imposible realizar medidas de control sanitario".

Además, alerta Orlando, "las necesidades diarias de las personas, y principalmente para el acceso a la alimentación, son un problema de primera magnitud y, por ende, los migrantes no van a parar de entrar mientras estas necesidades persistan" en Venezuela.

Para leer más

Lo más leído

  1. 1

    Portugal registra su mayor nivel de contagios e ingresos hospitalarios en casi un mes

  2. 2

    Miguel Bosé afirma que el coronavirus es "la gran mentira de los gobiernos, el de España incluido"

  3. 3

    Visitas a residencias, reapertura de coles y más oferta de transporte en Madrid con fase 2

  4. 4

    ¿Cómo funciona realmente la anestesia? Acaban de descubrirlo después de 175 años de usarla

  5. 5

    Junta publica la convocatoria extraordinaria para cubrir los 660 puestos de vigilantes de playa para Almería