Crónica Turquía/Irak- Ankara despliega una ofensiva diplomática para evitar una incursión militar en el Kurdistán iraquí

Actualizado 01/08/2007 19:28:26 CET

Turquía pretende incluir en las conversaciones a Masud Barzani, con el que ha mantenido un duro enfrentamiento dialéctico

ESTAMBUL (TURQUIA), 1 Ago. (del corresponsal de EUROPA PRESS, Ildefonso González) -

El nuevo Gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) tratará de impedir el inminente lanzamiento de una operación militar en el norte de Irak mediante el despliegue de una ofensiva diplomática en agosto que incluirá entrevistas directas con las principales autoridades de Bagdad.

El primer paso será el encuentro que mantendrán la próxima semana los primeros ministros turco, Recep Tayyip Erdogan, e iraquí, Nuri al Maliki. La visita de Al Maliki a Ankara está prevista para el 7 o el 8 de agosto. La agenda de su reunión estará centrada en la lucha conjunta contra los milicianos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado una organización terrorista por Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

El pasado 12 de abril, el Ejército turco reclamó por primera vez el permiso de Gobierno y Parlamento para lanzar un ataque contra el PKK. Según las Fuerzas Armadas, unos 3.800 terroristas kurdos campan a sus anchas en el macizo montañoso de Kandil, frontera natural entre Irak y Turquía, y que alrededor de 2.300 se infiltran periódicamente en el este de la península de Anatolia para cometer atentados.

En su opinión, las tropas estadounidenses y las fuerzas de seguridad iraquíes no sólo no actúan contra los milicianos del PKK en aras de su erradicación, sino que les proporcionan apoyo logístico. De momento, hay unos 200.000 soldados turcos apostados a lo largo de la frontera con Irak a la espera de recibir la orden de ataque. Aunque el Ejecutivo de Erdogan ha conseguido contener al Ejército hasta las elecciones legislativas del 22 de julio, las presiones castrenses no han desaparecido.

En la entrevista entre Erdogan y Al Maliki también se abordarán otros asuntos como la forma en que el PKK ha adquirido en los últimos tiempos armas entregadas por Estados Unidos al Ejército iraquí, la extradición del líder guerrillero Riza Altun o el estatus de Kirkuk.

A finales de año, los habitantes de esta ciudad votarán en referéndum si desean formar parte de la región semiautónoma del norte de Irak. Turquía pretende que el plebiscito se aplace debido a la situación de inseguridad que se vive en la zona. Además, teme que, una vez que controle el petróleo de Kirkuk, el Gobierno regional declare un Estado kurdo independiente que alimente el independentismo de los doce millones de kurdos que habitan Turquía.

Según fuentes diplomáticas citadas hoy por el diario 'Turkish Daily News', altos funcionarios de ambos países están preparando una declaración en la que se proponen medidas conjuntas para detener los ataques del PKK desde el norte de Irak. En caso de que Al Maliki no rubrique el documento, Ankara evocará "su derecho internacional a la autodefensa", explicaron las mismas fuentes. De todas formas, una eventual operación del Ejército turco en el norte de Irak duraría "poco tiempo" y se mantendría la "unidad e integridad territorial" del país, apostillaron.

NEGOCIACIONES CON BARZANI

Asimismo, Turquía pretende incluir también en las conversaciones al presidente del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, que en primavera amenazó con "crear el caos en Diyarbakir y otras ciudades del sureste de Turquía" si Ankara seguía entrometiéndose en los asuntos internos iraquíes.

Según el diario 'Cumhuriyet', el Ministerio turco de Asuntos Exteriores baraja dos fórmulas para entablar contacto con Barzani. Una de ellas consiste en la celebración de una entrevista entre el líder kurdo y el enviado especial de Turquía a Irak, Oguz Çelikkol, o su representante especial para la lucha contra el terrorismo, Rafet Akgünay.

Según el mismo rotativo, los responsables políticos kurdos y las milicias 'peshmerga' han incrementado "considerablemente" su influencia sobre las autoridades de Bagdad, por lo que cualquier avance en la lucha contra el PKK es "imposible" sin tener en cuenta a los líderes kurdos.

"Cualquier decisión sin nuestro consentimiento no puede tener éxito. Tienen que hablar y consultarnos en todos los pasos. No pueden llegar a ningún acuerdo sin nosotros", indicó al 'Turkish Daily News' un importante miembro de la Unión Patriótica del Kurdistán (PUK).

PARTICIPACION DE EEUU

Por último, Turquía vería con buenos ojos que Estados Unidos también participase en las negociaciones, tal y como desea Washington. "Estamos listos para cualquier fórmula bilateral o trilateral", ha señalado un diplomático. A lo largo de 2003 y 2004, altos representantes de Turquía, Estados Unidos e Irak se reunieron en dos ocasiones para tratar de hallar fórmulas de cooperación en la lucha contra el terrorismo. Sin embargo, las negociaciones fueron infructuosas y Ankara se terminó retirando de las mismas.

A pesar de todo, la vía militar sigue abierta. El pasado lunes, el periódico 'The Washington Post' aseguró que Estados Unidos y Turquía están preparando una "operación militar secreta" para aniquilar a los milicianos del PKK en el norte de Irak y capturar a sus cabecillas. Según el columnista Robert Novak, varios miembros del Congreso estadounidense están al tanto de la iniciativa, con la que se pretendería evitar un ataque unilateral por parte de Turquía.

No obstante, tanto Ankara como Washington negaron posteriormente dicha posibilidad. Aún así, fuentes del Ministerio turco de Exteriores citados hoy por la prensa local anotaron con socarronería que "sería bueno para Turquía que esta historia fuese verídica".