Publicado 02/07/2021 15:29

Los dos principales opositores oromos anuncian la creación de un "gobierno de transición" en la región etíope de Oromía

Archivo - Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía
Archivo - Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía - MISTRULLI/FOTOGRAMMA/ROPI / ZUMA PRESS / CONTACTOP

Rechazan las últimas elecciones y recalcan que el gobierno regional no es legítimo

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Frente de Liberación Oromo (OLF) y el Congreso Federalista Oromo (OFC), los dos principales grupos de oposición en la región de Oromía, han declarado que el gobierno regional no es legítimo y han instaurado un "gobierno de transición", en medio de la crisis política y económica que atraviesa Etiopía.

El OLF y el OFC, que boicotearon las elecciones parlamentarias celebradas el 21 de junio en el país africano, han indicado que la campaña de reformas del primer ministro, Abiy Ahmed --miembro de la comunidad oromo--, tras su llegada al poder en abril de 2018 "ha fracasado miserablemente".

Así, ha cargado contra el Partido de la Prosperidad (PP) creado por Abiy y ha señalado que se trata de "los mismos funcionarios" del Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF), la coalición que durante casi tres décadas ha dirigido los designios del país.

El EPRDF fue disuelto en febrero de 2020 por Abiy para dar luz al PP, integrado por las mismas formaciones basadas en etnias, a excepción del Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF), que se opuso al movimiento y materializó unas disputas con el Gobierno central que derivaron en noviembre en una ofensiva militar en Tigray (norte).

El OLF y el OFC han criticado a Abiy por poner en marcha "políticas represivas y alienantes" para "desmembrar a fuerzas políticas auténticas para que no pudieran participar en las elecciones", lo que "ha destrozado las esperanzas de muchos, incluidos los que en algún momento le adoraron".

"La pandemia de coronavirus fue percibida por el régimen de Abiy como un regalo inesperado cuando estaba ya buscando pretextos para aplazar el calendario electoral ante la incertidumbre política en el país", ha relatado, antes de denunciar que el Gobierno "extendió su mandato ilegítimo" pese a que ya había expirado.

"El OLF y el OFC han reiterado una y otra vez que las prácticas ilegales del partido gubernamental van contra la ley de la tierra, lo que ha exacerbado el conflicto entre los ciudadanos y el régimen, así como las relaciones intercomunitarias", ha argüido, al tiempo que ha cargado contra las "promesas vacías de Abiy".

De esta forma, han destacado que "Oromía y sus ciudadanos están en una situación dura" y han añadido que "No hay una estructura administrativa o estatal que pueda dar servicios a sus ciudadanos", mientras que "las Fuerzas Armadas etíopes, milicias locales, las fuerzas especiales de la región de Amhara y una fuerza extranjera, el Ejército de Eritrea, están operativos en una guerra contra Oromía".

"Debe subrayarse que la guerra fue lanzada con el confinamiento de Abiy, quien invitó al Ejército eritreo a ocupar Oromía", ha dicho, antes de agregar que "un territorio sustancial de Oromía es una zona de guerra, lo que ha provocado desplazamiento masivos y muertes", según un comunicado publicado por ambos grupos a través de Facebook.

Por ello, han reseñado que "la banda autodesignada que opera bajo el nombre del PP ha puesto en marcha un régimen dictatorial" y ha denunciado que "los nuevos gobernantes son miembros del antiguo régimen, que causó inenarrables miserias a la población de Oromía y otros pueblos de Etiopía, que han emergido con un nuevo nombre y disfrazados de reformistas".

En este contexto, han hecho hincapié en que las últimas elecciones son "nulas" y han anunciado la creación del Gobierno Nacional de Transición en la Región de Oromía (GNTRO) a partir del 1 de julio, con un mandato de tres años de cara a la celebración de nuevas elecciones.

"El GNTRO surge en un momento crítico en la historia de la región, cuando el TPLF vuelve a recuperar el control de Tigray tras una sangrienta guerra contra las fuerzas federales y cuando el país está cada vez más sumido en el caos", han explicado ambos partidos, que han sostenido que esta decisión es necesaria para "proteger" a la población de la región.

COMPOSICIÓN DEL GOBIERNO

Por otra parte, han detallado que el GNTRO tendrá un Parlamento compuesto por 337 personas elegidas entre las filas del OLF, el OFC, la sociedad civil, las instituciones religiosas y las agrupaciones de jóvenes y mujeres de la región.

"El GNTRO será un gobierno de transición en oromía hasta que un nuevo gobierno electo se haga con el poder. El mandato del GNTRO no deberá exceder los tres años", han puntualizado, antes de agregar que "la responsabilidad de aplicar las leyes" quedará en manos del presidente de este organismo.

Asimismo, han señalado que este organismo trabajará "de cerca" con las organizaciones internacionales, incluidas Naciones Unidas, la Unión Africana (UA) y la Unión Europea (UE), así como con organizaciones no gubernamentales y otros gobiernos regionales para "un acuerdo de transición a nivel federal".

Por otra parte, han defendido que el GNTRO iniciará un proceso de conversaciones en el seno de la región e investigará y juzgará los crímenes cometidos "por regímenes anteriores" contra la población de la región, al tiempo que organizará "elecciones justas, libres y transparentes" en Oromía".

El OLF estuvo luchando durante décadas por la secesión de la región de Oromía, pero en 2018 anunció que renunciaba a la lucha armada, aceptando la oferta de amnistía de Abiy. Los oromos son la etnia mayoritaria en Etiopía pero tradicionalmente habían estado marginados del poder.

El partido anunció a principios de marzo su decisión de no participar en las próximas elecciones legislativas en Etiopía, previstas para junio, sumándose así al boicot anunciado por el OFC, en medio de las tensiones políticas en el país africano.

El OFC afirmó que no participaría en la votación si sus líderes no eran liberados. Bekele Gerba, Jawar Mohamed y Dejene Tafa se encuentran detenidos e imputados por cargos de terrorismo en relación con la oleada de violencia registrada tras el asesinato en junio del popular cantante y activista oromo Hachalu Hundessa.

Más información