El enviado de la ONU para Yemen confía en que de Suecia salga "una hoja de ruta para la paz"

Vista panorámica de la ciudad vieja de Saná
REUTERS / KHALED ABDULLAH
Actualizado 06/12/2018 13:21:06 CET

Griffiths anuncia un acuerdo de intercambio de prisioneros entre las partes y el CICR se ofrece ayudar en el proceso

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

El enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, ha confiado en que de las conversaciones que arrancan este jueves en Suecia entre el Gobierno yemení y los rebeldes huthis salgan, además de medidas para restablecer la confianza, una "hoja de ruta para la paz" en el país "por el bien de los niños yemeníes" y para evitar el "amenazador espectro de la hambruna".

En un editorial publicado en 'The New York Times', Griffiths ha reconocido que para llegar hasta aquí "ha habido muchos inicios en falso y muchas oportunidades perdidas" antes de que las partes enfrentadas hayan decidido sentarse a la mesa y "ofrecernos un rayo de esperanza de reanudar el proceso de paz en Yemen".

En sus declaraciones al inicio de las conversaciones cerca de Estocolmo, Griffiths ha dejado claro que "el futuro de Yemen está en manos de quienes están en esta sala". "Debemos actuar ahora antes de que perdamos el control del futuro de Yemen", ha añadido, según informa la cadena Al Yazira.

Asimismo, ha anunciado "la firma de un acuerdo de intercambio de prisioneros, aquellos que son detenidos forzosos". Según ha precisado, "permitirá a miles de familias reunirse". El enviado de la ONU ya había adelantado en su artículo que se esperaba la firma del primer acuerdo de intercambio de prisioneros desde el inicio del conflicto.

En un comunicado, el director regional para Oriente Próximo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Fabrizio Carboni, ha dado la bienvenida al acuerdo y ha anunciado que el organismo está "decidido a ayudar a facilitar el traslado y la reunión de personas separadas de sus familias".

"El acuerdo es uno de los primeros pasos positivos para Yemen en mucho tiempo", ha destacado y ha confiado en que sirva para generar "la confianza necesaria para una solución política al conflicto" porque "los yemeníes no pueden esperar más a que sufrimiento acabe".

Carboni ha confirmado que se ha pedido al CICR que actúe de "intermediario neutral y ofreza apoyo técnico" para el intercambio de prisioneros, para lo cual ya ha establecido contactos con las partes y visitado a algunos detenidos, con el fin de comprobar sus condiciones y verificar su voluntad de ser parte del proceso. "Estoy encantado de que podamos ayudar a detenidos en ambos bandos a volver a casa", ha asegurado.

POSIBLE ACUERDO SOBRE HODEIDA

Por otra parte, en su artículo en el 'NYT', Griffiths ha indicado que espera que del encuentro salgan "buenas noticias para Hodeida", la ciudad portuaria controlada por los huthis y objeto de una ofensiva militar por parte del Gobierno y la coalición que lidera Arabia Saudí desde hace meses.

"Hemos estado trabajando para un acuerdo negociado que ahorre la amenaza de destrucción tanto del puerto como de la ciudad y garantice la plena operatividad del puerto", ha precisado, sin hacer referencia a la oferta de Naciones Unidas de supervisar el puerto, vital para la entrada de ayuda humanitaria e importaciones comerciales. De lograrse, ha añadido, además de poner fin a los enfrentamientos se mantendría la llegada de asistencia "lo que ayudaría a garantizar que el amenazador espectro de la hambruna se ahuyenta".

Una fuente de la ONU ha indicado a Reuters que las partes están aún lejos de un acuerdo de alto el fuego en Hodeida, en especial sobre quién debería gestionar el puerto y si los huthis deberían abandonar la ciudad por completo. "Hodeida es muy complejo", ha subrayado.

Según Griffiths, la reunión de Suecia "es el primer paso para poner a Yemen de camino hacia la paz". Así, ha confiado en que al término de la misma "acordaremos un borrador de un eventual acuerdo integral, que será remitido al secretario general de la ONU y luego al Consejo de Seguridad para su respaldo". "Espero que se convierta en una 'hoja de ruta' pública para la paz", ha agregado.

Así las cosas, ha recordado a las partes que "las concesiones son el principio central de la negociación y que los compromisos beneficiarán a ambas partes y al pueblo de Yemen en general".

"En ningún otro momento ha habido tal urgencia internacional palpable para que las partes enfrentadas en Yemen encuentren una solución", ha reconocido Griffiths, en referencia a las presiones desde los países occidentales para que se ponga fin al conflicto.

No obstante, "son aquellos en torno a la mesa en una zona serena y remota de Suecia quienes pueden cumplir esas esperanzas", ha incidido. "Por el bien de los niños de Yemen, esperamos que lo hagan", ha remachado.

Una fuente de la ONU consultada por Reuters ha indicado que es poco probable que las delegaciones del Gobierno y los huthis mantengan conversaciones directas en el castillo a las afueras de Estocolmo donde se celebrará la ronda de conversaciones. Serán Griffiths y su equipo quienes discutan por separado sobre medidas de confianza, entre las que figuran la reapertura del aeropuerto de Saná y la formación de un órgano de gobierno de transición.

En este sentido, el líder del Comité Revolucionario Supremo de los huthis, Mohamed Alí al Huthi, quien no forma parte de la delegación presente en Suecia, ha advertido este jueves en un mensaje en Twitter de que si del encuentro no sale un acuerdo para reabrir el aeropuerto de la capital, bajo control de los insurgentes desde septiembre de 2014, entonces podrían proceder a cerrarlo del todo, lo que afectaría al personal de Naciones Unidas.

Contador