Erdogan destaca que el acuerdo entre Turquía y EEUU sobre la retirada de las YPG de Manbij "no está muerto"

Recep Tayyip Erdogan
REUTERS / CAITLIN OCHS
Publicado 11/10/2018 8:04:01CET

MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha asegurado que el acuerdo entre Ankara y Washington sobre la retirada de la milicia kurda Unidades de Protección Popular (YPG) de localidad siria de Manbij, en el norte del país, se ha pospuesto pero "no está completamente muerto".

Las palabras del dirigente turco han tenido lugar a bordo del avión en el que se ha desplazado a su vuelta de Hungría. "Hay un retraso en el acuerdo de Manbij. Los ejercicios conjuntos están comenzando. El proceso para decidir quién administrará la zona continúa", ha manifestado Erdogan, según ha informado el diario local 'Dawn'.

Asimismo, el mandatario ha indicado que el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y el secretario de Defensa, Jim Mattis, han destacado que se pondrán en marcha medidas concretas durante los próximos días.

Ankara considera a las YPG --vinculadas al Partido de la Unión Democrática (PYD)-- como un grupo a su vez vinculado al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), al que cataloga de organización terrorista.

EL CASO DEL PASTOR ANDREW BRUNSON

En relación con la puesta en libertad del pastor estadounidense Andrew Brunton, Erdogan ha insistido en que como presidente no está en posición de intervenir dado que la Justicia seguirá su curso.

"No estoy en posición de intervenir en el proceso judicial dado que Turquía es un Estado de derecho. Soy el presidente de la República de Turquía, que es una república democrática. Tengo que acatar lo que sea que digan los tribunales", ha aseverado el dirigente, que ha instado a los involucrados en el caso a acatar a su vez la decisión de las cortes.

Brunson, que ha vivido más de dos décadas en Turquía, está acusado de cargos de terrorismo y espionaje por sus supuestos vínculos con Gulen, al que el Gobierno turco señala como 'cerebro' del fallido golpe de Estado de 2016, y con la insurgencia kurda. Lleva detenido cerca de dos años y se enfrenta a una pena de hasta 35 años de cárcel.

Estados Unidos ha intentado mediar para conseguir su liberación, aunque sin éxito. El pasado mes de agosto, el Departamento del Tesoro dictó sanciones contra Turquía, que afectaron incluso a sus ministros de Interior y Justicia, provocando el desplome de la lira turca.

Pese a la ofensiva financiera de Washington, Erdogan sostiene que no puede intervenir en el caso porque sería una injerencia en el Poder Judicial. La próxima audiencia de Brunson está prevista para el 12 de octubre.

Contador