Publicado 08/05/2020 16:19:47 +02:00CET

Estado Islámico reconoce combates con Al Qaeda en el Sahel y tilda a sus seguidores de "apóstatas"

Iyad ag Ghali (d), líder de JNIM, y Amadou Koufa (i)
Iyad ag Ghali (d), líder de JNIM, y Amadou Koufa (i) - VÍDEO DE JNIM - Archivo

MADRID, 8 May. (EUROPA PRESS) -

El grupo yihadista Estado Islámico ha reconocido por primera vez los combates con la filial de Al Qaeda en Malí y ha descrito a los miembros de este grupo como "apóstatas", tras semanas de informaciones sobre el estallido de enfrentamientos entre ambos bandos en la zona central del país africano y el norte de Burkina Faso.

La revista 'Al Naba', publicada por Estado Islámico como parte de su aparato de propaganda, ha informado sobre los enfrentamientos y ha detallado que el grupo ha perpetrado al menos un atentado suicida contra las filas del Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM), sin informar sobre víctimas.

La publicación ha llegado cerca de tres semanas después de la muerte de al menos 60 yihadistas en combates registrados en el norte de Burkina Faso entre las filiales de ambos grupos.

Según las informaciones recogidas por el diario 'Nord Sud Journal', los combates estallaron en las comunas burkinesas de Arbinda y Nassoumbou, en la provincia de Soum, entre (JNIM) y Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS).

Los combates se enmarcan en las crecientes tensiones entre las ramas de ambos grupos yihadistas, que hasta ahora habían mantenido un entendimiento, si bien no una cooperación total a la hora de llevar a cabo ataques.

En este sentido, el Sahel era hasta hace poco una excepción a la lucha entre ambos grupos en otros países, principalmente en Siria. Los primeros combates estallaron a principios de abril en el centro de Malí y se han extendido durante las últimas semanas.

El argumento esgrimido para enfrentarse a la filial de Al Qaeda que lidera Iyad ag Ghali fueron las supuestas negociaciones entabladas entre este grupo y el Gobierno maliense. El presidente del país, Ibrahim Boubacar Keita, anunció en febrero su disposición a hablar tanto con Ag Ghali como con Amadou Koufa, ambos de nacionalidad maliense, para poner fin a la violencia.

Desde entonces, no ha habido más noticias sobre eventuales contactos y JNIM ha reivindicado varios ataques contra las fuerzas de seguridad malienses. Además, aunque no ha habido reivindicación oficial, se sospecha que la 'katiba' Macina de Koufa está detrás del secuestro del líder de la oposición, Soumaila Cissé, el pasado 25 de marzo.