Las fuerzas turcas dispersan con gases lacrimógenos un bloqueo de kurdos en el sureste

Actualizado 30/05/2014 19:39:13 CET

DIYARBAKIR (TURQUÍA), 30 May. (Reuters/EP) -

Fuerzas paramilitares de Turquía han utilizado gases lacrimógenos y cañones de agua para intentar reabrir una autopista bloqueada hace casi una semana por milicianos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en la zona sureste del país, según fuentes de los servicios de seguridad.

Miembros de la guerrilla PKK bloquearon con camiones y coches varias partes de la carretera que conecta las provincias de Diyarbakir y Bingol. Los vehículos habían sido incautados durante las protestas contra la construcción de nuevas bases militares.

Los simpatizantes del PKK han lanzado granadas caseras contra las fuerzas paramilitares, que a su vez han respondido con gas lacrimógeno y mangueras.

Las barricadas han añadido tensión a una zona ya de por sí en riesgo por la fragilidad del proceso de paz lanzado en 2012 por el Gobierno de Recep Tayyip Erodgan y el líder del PKK, Abdulá Ocalan. Las dos partes aspiran a poner fin a tres décadas de insurgencia en las que han muerto 40.000 personas.

El apoyo de los kurdos podría ser un elemento clave si, como pronostican todos los analistas, Erdogan se presenta a las elecciones presidenciales en Turquía. No en vano, se trata de la minoría más numerosa del país y representa en torno a una quinta parte de la población total.

Para leer más