Actualizado 14/03/2014 19:11 CET

El Gobierno alerta de que "la acción golpista de la derecha ha entrado en una fase subversiva"

El ministro de Interior y Justicia de Venezuela, Miguel Rodríguez Torres
MINISTERIO INTERIOR Y JUSTICIA VENEZUELA

CARACAS, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Interior y Justicia de Venezuela, Miguel Rodríguez Torres, ha alertado de que "la acción golpista de la derecha ha entrado en una fase subversiva", en el marco de la crisis que vive el país iberoamericano desde el pasado 12 de febrero.

"Venezuela ha estado sometida a una modalidad de violencia que ya ha sido practicada en otras partes del mundo con la única finalidad de derrocar gobiernos", ha dicho en el balance de la situación que ha ofrecido este viernes.

Rodríguez Torres ha asegurado que "Venezuela está sometida "a una guerra de cuarta generación, que pasó por una previa preparación de grupos de vanguardia que entrenaron y alienaron a un sector de la población para generar violencia y desestabilización en una fase de movilización". "Eso es lo que ha sucedido hasta ahora", ha explicado.

El titular de Interior y Justicia ha denunciado que esos "grupos de vanguardia" están orquestados por el partido político opositor Voluntad Popular (VP), cuyo líder, Leopoldo López, está detenido como "autor intelectual" de la ola de violencia.

"Esos grupos de vanguardia asisten a cada marcha o actividad de concentración convocada por la oposición y, luego de culminada, se preparan mental y físicamente para enfrentar a los cuerpos de seguridad violentando situaciones", ha relatado.

"Ahora estamos entrando en una etapa subversiva", ha indicado, explicando que, por ello, su Ministerio "ha cambiado de metodología". "Inicialmente hemos tratado de resolver las cosas por la vía de diálogo, pero este sector muy violento de Voluntad Popular con otros grupos que se le van sumando, utilizando elementos extranjeros, contratados, han empezado a utilizar armas", ha denunciado.

A modo de prueba, ha mostrado el armamento que se ha incautado en estas semanas, "con el que podríamos hacer un museo", que incluye pistolas, lanzacohetes, cócteles molotov y casi 3.000 morteros "aliñados con clavos y tachuelas", entre otros objetos.

En su opinión, "todo ello demuestra que este ya no es un plan de protesta pacífica". "Han hecho parecer que el Gobierno está reprimiendo a muchachos inocentes que salen a protestar porque no consiguen harina de maíz, por ejemplo, pero esa no es la realidad", ha sostenido.

"Lo que se convocó en el país a principios de año fue una protesta de carácter insurreccional cuyo objetivo era derrocar el Gobierno de Nicolás Maduro", ha reiterado, en declaraciones recogidas por el canal venezolano Noticias24.

CRISIS VENEZOLANA

La crisis política en Venezuela se desató el pasado 12 de febrero, cuando arrancaron las protestas antigubernamentales y la represión de las mismas por parte de las fuerzas de seguridad y de civiles armados, lo que ha dejado 28 muertos, 365 heridos y cientos de detenidos.

Desde entonces, detractores y seguidores del Gobierno han marchado casi a diario para repudiar las acciones del contrario y llamar a un diálogo que aún no se ha producido porque la oposición exige antes la liberación de los detenidos, el desarme de los grupos pro gubernamentales y el fin de la represión.

La inestabilidad de Venezuela ha llevado a sus vecinos regionales a reunirse para buscar una solución. La OEA se ha limitado a hacer un llamamiento al diálogo, a pesar de que Panamá había solicitado medidas efectivas, lo que ha llevado a Venezuela a romper las relaciones bilaterales.

La Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) ha ido un paso más allá, expresando su respaldo al Gobierno de Maduro y anunciando la creación de una comisión conformada por los ministros de Exteriores del bloque regional para acompañar el diálogo en el marco de la Conferencia Nacional por la Paz.

Para leer más