Publicado 14/07/2020 23:32:34 +02:00CET

El Gobierno de Tailandia pide perdón por un "desliz" en las medidas de control del coronavirus

Prayut Chan Ocha
Prayut Chan Ocha - Chaiwat Subprasom/SOPA Images vi / DPA - Archivo

MADRID, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Tailandia, Prayut Chan Ocha, ha pedido perdón este martes por lo que ha considerado un "desliz" a la hora de tomar medidas de control sobre los casos de coronavirus en el país.

Sus palabras han tenido lugar después de que se registraran dos casos importados de COVID-19 que podrían haber desencadenado una transmisión del virus a nivel nacional. Uno de ellos es un militar egipcio que formaba parte de una misión destinada a la provincia de Rayong.

El segundo caso es una niña de 9 años, hija de un diplomático sudanés que llegó a Bangkok, la capital del país, ha semanas, según informaciones de la cadena CNA.

"El principal problema ahora mismo es la situación en Rayong. No debería haber pasado ahora, se trata de un caso en el que no se han respetado las reglas y ha habido una falta de disciplina y de consideración hacia la sociedad", ha lamentado el general Prayut en una rueda de prensa en la que ha recalcado que lo más importante es "cerrar estos brotes".

El militar egipcio de 43 años había viajado el 8 de julio al Aeropuerto Internacional de U-Tapao, en la provincia de Rayong. Con él se encontraban otros 31 miembros del Ejército que habían volado de Egipto a Emiratos Árabes Unidos y de allí a Pakistán. El grupo también se habría desplazado hasta China el 9 de julio, tal y como señalan los datos del Gobierno tailandés, antes de regresar a Rayong al día siguiente.

El grupo en cuestión fue puesto en cuarentena en un hotel de Tailandia. Sin embargo, algunos de ellos se saltaron las medidas para ir de compras a dos centros comerciales el 10 de julio, cuando ya habían regresado de China.

Las autoridades sanitarias llevaron a cabo test de COVID-19 a todos los miembros del Ejército afectados el mismo día, pero los resultados no estuvieron disponibles hasta que ya habían abandonado el país con destino a Egipto el 11 de julio. Uno de ellos dio positivo.

"No debería haber sucedido y lo siento. Quiero pedir perdón al pueblo de Tailandia", ha aseverado el primer ministro. Según las autoridades, ninguno de ellos fue sometido a pruebas a su llegada en el territorio tailandés.

Contador

Para leer más