Hezbolá afirma que podría reaccionar en caso de que Siria sea objeto de un ataque extranjero

Actualizado 17/12/2013 20:51:13 CET

MADRID, 29 Ago. (EUROPA PRESS) -

El ministro interino de Agricultura de Líbano, Hussein Hajj Hasan, miembro del partido-milicia chií Hezbolá, ha afirmado este miércoles que la formación podría reaccionar en caso de que Siria sea objeto de una intervención militar extranjera.

"Debemos reaccionar con seriedad a cualquier decisión de Estados Unidos de atacar Siria. Hezbolá está monitorizando la situación y hará lo que sea apropiado en el momento adecuado", ha dicho, en declaraciones concedidas a la cadena de televisión libanesa Al Mayadin.

Sin embargo, Hasan no ha dado detalles sobre cómo reaccionaría Hezbolá en caso de que dicho ataque fuera llevado a cabo, si bien ha subrayado que "toda agresión (occidental) contra Siria está condenada al fracaso".

Por último, ha argumentado que la intervención militar estaría destinada "a debilitar al Ejército sirio", debido a sus avances militares en las últimas semanas en sus combates con los grupos opositores armados, según ha recogido el diario libanés 'The Daily Star'.

El partido-milicia ha mantenido durante el conflicto en Siria su apoyo al presidente, Bashar al Assad, y ha abogado públicamente por la resolución política del conflicto y por la introducción de reformas democráticas en el país.

Sin embargo, en los últimos meses ha participado junto a las fuerzas de seguridad sirias en varios combates contra grupos opositores armados, especialmente en la localidad de Qusair, ubicada cerca de la frontera común. En dichos enfrentamientos, el papel de Hezbolá fue fundamental para que el Ejército recuperara el control de la ciudad.

La intervención del grupo en el conflicto supuso una violación de la Declaración de Baabda, firmada por todas los partidos políticos del país, que estipula la neutralidad de Líbano ante los eventos en la región, limitando su papel al control de la frontera y el tráfico de armas y combatientes.

DECLARACIONES DE BERRI

Este mismo miércoles, el presidente del Parlamento de Líbano, Nabih Berri, ha afirmado que "Israel y Estados Unidos pretenden agotar a Siria", al tiempo que ha advertido de que una intervención militar en el país árabe podría desestabilizar la región.

Berri ha indicado que la situación de tensión y división que atraviesa la región sólo beneficia a Israel , según ha informado el diario libanés 'An Nahar'.

Las declaraciones de Berri han llegado apenas un día después de que el ministro de Exteriores libanés, Adnan Mansur, advirtiera de que Líbano "no permanecerá en silencio si Israel aprovecha un bombardeo contra Siria para atacar a Hezbolá en el sur (del país)".

ESCALADA DE TENSIÓN

"La resistencia y el Ejército protegen Líbano y el país tiene un derecho natural a defender su territorio", apuntó, antes de destacar que Hezbolá "está preparado para hacer frente a cualquier asalto a pesar de su participación en el conflicto en Siria".

Los contactos diplomáticos se han intensificado en los últimos días, después de que Estados Unidos y sus aliados reafirmaran que mantienen "todas las opciones" y que sus Fuerzas Armadas están preparadas para llevarlas a cabo.

Fuentes del Gobierno estadounidense han aseverado a la cadena NBC que el ataque contra Siria podría lanzarse "tan pronto como este jueves" y que duraría "tres días". El objetivo principal sería mandar un mensaje al Gobierno de Bashar al Assad, por lo que tendría un alcance limitado.

En este contexto, el presidente sirio ha negado otra vez que su Gobierno haya usado armas químicas en la guerra civil, indicando de que tales acusaciones son de "carácter político", y ha alertado a Occidente de que, si invade el país árabe, "le espera el fracaso".

ATAQUE QUÍMICO

Las alarmas saltaron el pasado 21 de agosto, cuando las tropas gubernamentales lanzaron un ataque químico sobre Damasco dejando cientos de muertos y miles de afectado, según han denunciado activistas y opositores.

Este supuesto ataque químico ha activado el engranaje de la política internacional permitiendo que, tras meses de espera, finalmente un grupo de expertos de Naciones Unidas llegara a Siria para investigar estas denuncias sobre el terreno.

El Gobierno sirio ha dado su visto bueno, permitiendo el acceso irrestricto de los expertos de la ONU a todo el territorio, a pesar de que hasta ahora se había negado a que investigaran también las denuncias de la oposición.