Actualizado 10/06/2007 00:44 CET

Italia.- Al menos seis detenidos en los disturbios posteriores a la manifestación contra Bush

ROMA, 9 Jun. (EP/AP) -

Al menos seis personas fueron detenidas y hay al menos dos heridos, un policía y un manifestante, como resultado de los enfrentamientos entre la policía italiana y los manifestantes antiglobalización reunidos hoy en el centro de Roma para protestar contra la política estadounidense coincidiendo con la visita a Italia del presidente norteamericano, George W. Bush.

Los manifestantes que se enfrentaron a los agentes antidisturbios lanzando botellas y otros objetos iban con la cara tapada a pesar de la obligatoriedad de tener el rostro descubierto dictada por las autoridades. La policía, por su parte, cargó y utilizó gases lacrimógenos contra los manifestantes.

La violencia comenzó poco después de que el presidente estadounidense, George W. Bush, concluyera sus reuniones oficiales programadas para hoy y volviera a la residencia del embajador estadounidense en Roma.

Una hora después del inicio de los disturbios la Policía cargó contra los manifestantes y los agentes les persiguieron hasta los callejones del casco histórico para intentar dispersar a la multitud.

La agencia italiana ANSA fue la que informó de las seis detenciones, aunque un periodista de AP informó de una detención y de que al menos un policía y un manifestante resultaron heridos en los disturbios.

Los enfrentamientos comenzaron poco después de que la marcha principal convocada por los movimientos antiglobalización llegara a la Plaza Navona.

Los organizadores cifraron en 150.000 los participantes en de la manifestación, entre los que había personas llegadas de otros puntos de Italia. Todos marcharon tras una gran pancarta con el lema 'No Bush, No War' ('No a Bush, no a la guerra') para protestar contra las guerras de Irak y Afganistán así como contra la participación italiana en ambos conflictos. También mostraron su desacuerdo con la política medioambiental de Bush y con la ampliación de la base estadounidense situada en Vicenza.

Mientras, un dispositivo policial extraordinario se desplegó rodeando el Coliseo, en la Plaza Venecia y otras importantes avenidas ante el temor a incidentes violentos. Los medios de comunicación locales aseguran que hay un total de 10.000 agentes participando en el operativo.