El líder de los talibán aceptaría una "reducción de la violencia" en Afganistán una vez EEUU firme la paz

Publicado 15/01/2020 18:41:26CET
E líder de la oficina política talibán en Qatar, el mulá Abdul Ghani Baradar, saluda a un alto cargo del Ministerio de Exteriores ruso en una reunión en Moscú
E líder de la oficina política talibán en Qatar, el mulá Abdul Ghani Baradar, saluda a un alto cargo del Ministerio de Exteriores ruso en una reunión en Moscú - Emin Dzhafarov - Archivo

MADRID, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

El líder de los talibán, el mulá Hebatulá Ajundzada, habría aceptado una "reducción de la violencia" en Afganistán durante un periodo de siete días a condición de que Estados Unidos firme previamente un acuerdo de paz, según fuentes conocedoras del proceso de negociaciones citadas por los medios locales.

Según las informaciones recogidas por la cadena Tolo TV, Ajundzada habría aceptado que esta "reducción de la violencia", que no un alto el fuego, se aplique en las principales ciudades del país una vez Washington firme un pacto que incluya la retirada de sus fuerzas del país.

Así, estas fuentes han resaltado que esta "reducción de la violencia" incluiría el fin de los ataques por parte de los insurgentes contra ciudades del país, la suspensión de los atentados suicidas y el bloqueo de las principales carreteras.

Fuentes cercanas a los talibán citadas por el diario local 'The Afghanistan Times' han confirmado igualmente que el mulá Ajundzada habría expresado su aprobación a este plan.

Por su parte, el enviado especial de Rusia para Afganistán, Zamir Kabulov, ha indicado que los insurgentes "han acordado en principio un alto el fuego preliminar incluso con el Gobierno".

"Tras su firma se creará un ambiente para unas conversaciones intraafganas que incluyan a los talibán, porque creemos que los talibán son también parte de la sociedad afgana. Empezarán a hablar y trabajarán sobre nuevas modalidades para Afganistán y habrá una solución afgana", ha argüido, según Tolo TV.

Sin embargo, el asesor de Seguridad Nacional de Afganistán, Hamdulá Mohib, ha reiterado durante la jornada que "la paz para el pueblo significa el fin de la violencia" y que por eso el Gobierno "insiste en que es necesario un alto el fuego para crear un ambiente propicio para las conversaciones".

En este sentido, ha argumentado que un alto el fuego demostraría que "los enemigos no son sólo serios sobre la paz, sino que está en sus manos mantener su parte de un futuro acuerdo".

"La gente aún espera ver el día en el que puedan enviar a sus hijos a la escuela y visitar a sus amigos sin el miedo preexistente a poder ser objetivo del terrorismo", ha sostenido.

De hecho, el portavoz de la Presidencia afgana, Sediq Sediqqi, exigió a los talibán que se comprometan a respetar "un alto el fuego completo" como condición previa para poder entablar unas negociaciones de paz que pongan fin al conflicto.

"La reducción de la violencia no es aceptable para el pueblo y para el Estado a cualquier coste. La demanda general propuesta por el pueblo y por el Gobierno afgano es dejar de matar y aterrorizar a los civiles afganos", dijo.

Los talibán llevan meses dialogando con diplomáticos estadounidenses para acordar la retirada de más de 20.000 efectivos de las fuerzas internacionales de Afganistán a cambio de garantías de que el país no será usado como base para ataques terroristas.

Por contra, hasta ahora se han negado a negociar directamente con el Gobierno del presidente, Ashraf Ghani, al que consideran un "títere" de Occidente. Kabul ha exigido un proceso de conversaciones directas de cara a la firma de un eventual acuerdo de paz.

Contador

Para leer más