Publicado 14/06/2021 12:56CET

Lideres aliados llaman a revitalizar la OTAN y la cooperación entre EEUU y Europa con la llegada de Biden

El secretario de la OTAN, Jens Stoltenberg, llega a la cumbra de la organización en Bruselas
El secretario de la OTAN, Jens Stoltenberg, llega a la cumbra de la organización en Bruselas - Frederic Sierakowski/BELGA/dpa

BRUSELAS, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN han hecho este lunes un llamamiento a revitalizar la Alianza Atlántica y fomentar la cooperación entre Estados Unidos y Europa tras la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, dejando atrás las discrepancias vividas durante la etapa de Donald Trump.

Antes de arrancar la cumbre de líderes que se celebra en Bruselas, el propio presidente estadounidense ha sido taxativo al decir que la organización militar es "importante para los intereses de Estados Unidos" y ha recordado que cuando el país fue atacado en 2001 la OTAN respondió y activó por primera y única vez el articulo sobre defensa colectiva.

Biden además ha loado el "liderazgo creíble" del secretario general, Jens Stoltenberg, y ha apuntado a la modernización de la Alianza Atlántica ante nuevos desafíos como la agresividad de Rusia o el auge de China.

Distintos líderes aliados han insistido en fortalecimiento de las relaciones trasatlánticas a su llegada a la reunión. El más explícito ha sido el primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel, quien ha señalado que hay que pasar del "America primero, al juntos primero", en respuesta al eslogan que popularizó Trump.

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha confiado en que la cita sirva para "reafirmar la importancia" del vínculo con Washington y ha subrayado su apoyo a la Alianza asegurando que su país destinará el año que viene el 2,3 por ciento de su PIB. "Vemos de vital importancia la seguridad y la defensa y reconstruir mejor tras la pandemia", ha defendido.

Aunque el primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, ha afirmado que durante la era Trump se mantuvo el contacto con Washington, ha reconocido también que se vivieron "momentos incómodos" y que con Biden espera que la relación sea "más natural".

Su homólogo belga, Alexander De Croo, ha recalcado que toca "pasar página" con respecto a los "intensos desacuerdos" que han marcado las relaciones en el seno de la OTAN los últimos años y ha puesto en valor que la organización militar "decide en base a consultas y a la solidaridad" entre aliados.

De su lado, la primera ministra de Noruega, Erna Solberg, ha subrayado que es "importante" que Estados Unidos esté "de vuelta en el camino" de la defensa de los Derechos Humanos.

NO SER "INOCENTES" CON CHINA

Otro de los temas que marcarán la cita es la relación con China. Los líderes aliados abordarán el auge de Pekín en la escena internacional y cómo eso afecta a las cuestiones de seguridad colectiva, aunque por el momento evita señalar a Pekín como una amenaza.

"China no actúa en línea con lo que es un buen comportamiento internacional, debemos hablar claro de estos temas", ha defendido Solberg, algo que ha secundado Rutte cuando ha pedido "no ser inocentes" con Pekín. "Es crucial que discutamos la relación, pero debemos mantener los contactos", ha dicho el mandatario neerlandés.

Johnson, por su parte, ha recalcado que "nadie quiere una nueva Guerra Fría con China" y ha pedido gestionar en el seno de la OTAN las cuestiones que emergen con el papel de China como potencia, pero también discutir "oportunidades" de cooperación.