Líderes demócratas dejan abierta la opción de iniciar un proceso de destitución contra Donald Trump

EEUU.- El republicano Romney dice estar "indignado" por la "deshonestidad" de Donald Trump por el informe de Mueller
Contacto
Actualizado 22/04/2019 1:58:59 CET

WASHINGTON, 22 Abr. (Reuters/EP) -

Varios líderes demócratas en el Congreso de Estados Unidos han anunciado este domingo que dejan abierta la opción de iniciar un  'impeachment' o juicio político contra el presidente Donald Trump tras la publicación del informe del fiscal especial Robert Mueller.

Aún así, han aclarado que primero tienen previsto completar sus propias investigaciones para descubrir si el mandatario estadounidense obstruyó o no a la justicia; declaraciones que llegan tres días después de que Nancy Pelosi y Chuck Schumer advirtieran en un comunicado conjunto de que el informe del fiscal especial Robert Mueller socavaba las afirmaciones del fiscal general, William Barr, sobre que el presidente, Donald Trump, no obstruyó a la justicia durante las investigaciones.

Desde la publicación del informe el pasado jueves, varios miembros del ala progresista del partido, como es el caso de la senadora Elizabeth Warren, han pedido que se inicien los procedimientos necesarios para iniciar este juicio político.

Por su parte, el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Jerrold Nadler, ha dicho que los demócratas seguirían adelante con las distintas investigaciones que están realizando sobre Donald Trump y que irían allá "donde las pruebas les lleven".

"Si se demuestra la obstrucción a la justicia, sería un hecho impugnable", ha insistido Nadler en el programa 'Meet the Press`de la cadena estadounidense NBC. El presidente del Comité de Inteligencia en la Cámara de los Representantes Adam Schiff ha señalado en 'Fox News Sunday' que esta decisión es "muy trascendente" y que va a reservarse el juicio hasta que tenga la oportunidad de deliberar tranquilamente sobre lo acontecido.

El Departamento hizo público el informe --aunque editado-- de Mueller y consideró que tanto Trump como su equipo de campaña salen absueltos de cualquier tipo de conspiración con Rusia, que sí habría intentado influir en los comicios en los que terminó imponiéndose el magnate neoyorquino.

No obstante, el documento sí indica que había "numerosos vínculos" entre las partes y que la campaña del presidente trataba de "beneficiarse" de los esfuerzos de Moscú por lograr una victoria del magnate en las presidenciales. Según el fiscal especial, los contactos con Rusia no suponen delito alguno.

Mueller, además, analizó diez ocasiones en las que Trump pudo incurrir en un delito de obstrucción a la justicia. El fiscal general, que ha mostrado su discrepancia con estos exámenes concretos, ha justificado las constantes críticas del presidente contra investigadores y medios alegando que se enfrentaba a una situación "sin precedentes" en la historia de Estados Unidos.

Tras la publicación del informe, Trump afirmó que tenía "en buen día" y que el informe se llamaba "no hay colusión, no hay obstrucción". Así, prometió trabajar para que ningún otro presidente tenga que pasar "nunca" por una investigación como la que se inició contra él hace casi dos años. Su equipo de abogados, liderado por Rudy Giuliani, Jay Sekulow, Jane Raskin y Martin Raskin, calificaron los resultados de la investigación como una "victoria total del presidente".

Por otra parte, el texto revela que el personal de la Casa Blanca ignoraba a menudo al presidente estadounidense e incluso pasaba por alto sus órdenes esperando a que éste se olvidara de las cosas que había solicitado.

El magnate neoyorquino habría pedido al abogado Don McGahn que le dijera al vicefiscal general, Rod Rosenstein, que apartara a Mueller, cosa que McGahn no hizo. "McGahn dejó al presidente pensando que había llamado a Rosenstein, pero no lo había hecho", señala el texto.

En otra ocasión, Trump pidió al jefe de campaña Corey Lewandowski que dijera al entonces fiscal general, Jeff Sessions, que quería que la investigación de Mueller se centrara sólo en la posible injerencia de cara a futuras elecciones. Lewandowski indicó que abordaría el asunto pero, en vez de eso, pidió a un alto cargo de la Casa Blanca que entregara el mensaje por él.

Para leer más